Vergés ve "lógico" que el toque de queda se alargue quince días más

El Govern adelanta que estas Navidades serán "complicadas", con comidas en grupos reducidos y cabalgatas reyes "alternativas" 

La consellera de Salut, Alba Vergés, ha afirmado este jueves que renovar el toque de queda y alargarlo, por lo menos, quince días más, es una decisión lógica para seguir conteniendo y desacelerando la curva del coronvirus. A pesar de que la prórroga se ha debatir antes de la reunón del Procicat, Vergés ha dicho que esta medida conviva y liga el resto de las restricciones y que es muy probable que se apruebe. Las primeras señales de freno de la segunda oleada de covid-19 en Catalunya, donde la velocidad de propagación del virus ha bajado por debajo de 1, son una buena noticia para el departamento de Salud pero no permiten todavía levantar algunas de las restricciones fijadas, como el cierre de bares y restaurantes o el toque de queda. "No se puede correr: cuando se consolide el doblegamiento de la curva, valoraremos cuáles medidas mantenemos y cuáles no", ha resumido.

Vergés ha admitido que Catalunya "en el camino" porque la disminución del ritmo de contagios es "fruto de las primeras restricciones", por lo que ha agradecido el esfuerzo de la población por reducir la movilidad y la interacción social. "Es lo que ha mejorado los indicadores epidemiológicos de todo el país", ha indicado. El conseller de Interior, Miquel Sàmper, se ha sumado a la felicitación, asegurando que la mayoría de la población cumple las normas. Sin embargo, los cuerpos de seguridad han tramitado 15.200 denuncias administrativas contra ciudadanos por haberse saltado alguna de las restricciones en las últimas tres semanas. De estas, 330 corresponden a establecimientos, de los cuales 13 han sigo obligados a cerrar.

A pesar que la pandemia encara un proceso de desaceleración, Vergés ha insistido que cualquier mejora tardará unos días en traducirse en una reducción de los contagios diarios. "Se tendrán que mantener un tiempo para reducir el número de casos", ha aclarado. En el caso de las hospitalizaciones, habrá que esperar unas semanas. "Es muy difícil bajar las cifras de contagios y de hospitalizaciones y UCI", ha apuntado. Las unidades de críticos ya están al 85% de su capacidad, y el director del Servei Català de Salut (CatSalut), Adrià Comella, ha alertado que el goteo de enfermos no se para: en tan solo un mes, los hospitales catalanes han pasado de tener 150 pacientes críticos a casi 500. Cada día, ha dicho, llegan once o doce enfermos.

La consellera ha reconocido que se ha tenido quue desprogramar actividad ordinaria en algunos centros, pero ha asegurado que no teme por un posible colapso del sistema sanitario porque se han "tomado medidas para evitarlo". "El sistema de salud está preparado, sabe qué tiene que hacer, y hemos tomado medidas para no ponerlo contra las cuerdas", ha remarcado. Ahora bien, las autoridades sanitarias han admitido que están desbordados por el volumen de trabajo: "Tenemos la primaria y los laboratorios al límite; lo tenemos que bajar y lo estamos empezando a hacer". Ha apuntado, sin embargo, que se han tomado decisiones para ayudar a destensionar el sistema como trasladar la campaña de la vacunación de la gripe fuera de los CAP.

Las cifras del covid cumplen el objetivo de Salut de bajar la velocidad de propagación por debajo del 1

Unas Navidades "complicadas" y diferentes

Vergés también ha adelantado que las Navidades serán "muy complicadas" y que "sufriremos". La consellera ha apuntado que hará falta hacer una labor importante de pedagogía para que la población adopte las herramientas para poder celebrar las fiestas de manera segura. Eso pasará por evitar todas las comidas con mucha gente e intentar, en la medida de lo posible, hacer celebraciones al aire libre. Un ejemplo es el uso de la mascarilla, que Vergés insiste que se ha de llevar siempre que no se esté comiendo o bebiendo.

La consellera de Cultura, Àngels Ponsa, también se ha referido a la celebración de la Navidad, y ha asegurado que se están ultimando las orientaciones y recomendaciones para mantener las cabalgatas de la noche de Reyes, porque el documento debe ser validado por el Procicat, pero ya ha avanzado que "no se celebrarán actos que acumulen mucha gente". También el subdirector general de Protección Civil, Sergio Degaldo, afirmó que el "formato clásico de la cabalgata es una línea roja" por el riesgo de contagio que implican las aglomeraciones. Algunos municipios de pequeño tamaño podrán plantear un cortejo itinerante que se pueda ver "desde la ventana o la puerta de casa", apuntó Ponsa. Otra posibilidad es que la celebración del evento se haga al mediodía y no por la noche.

"Estamos trabajando en formatos alternativos que permitan que los niños y las familias vean a los Reyes", explicó Delgado. Ahora bien, desde el Govern se subraya la necesidad de que todo el mundo "entienda y asimile" que será una Navidad diferente, no solo en cuanto a la cabalgata, que celebrarla ya supondrá un "sobreesfuerzo" para las medidas de prevención del Covid, sino que si se mantienen las medidas actuales no se podrán hacer comidas o cenas "con toda la familia o los amigos".

El + vist

El + comentat