La situación "crítica" aboca a Catalunya a nuevos confinamientos

Salud dice que el 40% de los confinados no cumplen las cuarentenas en su totalidad

Cuando se cumplan dos semanas desde el cierre de bares y restaurantes y una desde que el Govern pidió el estado de alarma para aplicar el toque de queda nocturno, Catalunya aprobará nuevas restricciones para parar una pandemia que sigue descontrolada en el país. La situación, que según la conselleria de Salud es "crítica" e "insostenible", obliga a tomar más medidas: a la más que probable prórroga de las restricciones vigentes hay que sumar la posibilidad de que se añadan medidas nuevas. Sobre la mesa de los expertos hay al menos tres tipos de confinamientos: un cierre domiciliario durante el fin de semana, como ha sugerido la portavoz del Govern, Meritxell Budó; uno general durante 15 días, a pesar de que haría falta el permiso de un juez para sacarlo adelante; y un confinamiento perimetral, que es la única medida que restringe la movilidad que puede tomar el Govern porque así lo prevé el decreto del estado de alarma aprobado por la Moncloa.

¿Qué permite y qué no el nuevo estado de alarma?

"Habrá nuevas medidas porque las necesitamos", ha asegurado el secretario general de Salut, Marc Ramentol, en una rueda de prensa con el coordinador de la unidad de seguimiento del coronavirus en Catalunya, Jacobo Mendioroz. Más allá de esto, sin embargo, no han querido concretar cuáles serán estas nuevas restricciones y se han limitado a decir que el Govern las está estudiando todas. "No tenemos un manual de gestión de la pandemia. Necesitamos tiempo para tomar la mejor decisión posible", ha dicho Ramentol. Por la mañana, la consellera de Salud, Alba Vergés, ha declarado a la Cadena SER que prefería "no especular" y anunciar las medidas cuando estuvieran "definidas". 

Tanto Ramentol como Mendioroz han sido bastante contundentes a la hora de describir la situación epidemiológica del país. Han dicho que los datos indican que las restricciones aprobadas hace ahora diez días tienen un cierto efecto y que la pandemia, a pesar de que crece, lo hace a un ritmo más bajo que las últimas semanas. Es lo que Ramentol ha definido como una "aparente desaceleración". "Los esfuerzos se notan, no son en vano", ha querido dejar claro. Ahora bien, las cifras están todavía muy lejos de ser buenas. De hecho, son "insostenibles".

La edad media de los contagiados sigue subiendo, y en las últimas horas se han diagnosticado más de 5.000 nuevos positivos y han muerto 39 personas, y la incidencia acumulada en los últimos 14 días se ha situado en casi 607,9 casos por cada 100.000 habitantes, más del doble de la que había hace tres semanas. El riesgo de rebrote, que mide el crecimiento potencial de la pandemia, también sigue disparado, y ya es de 887, 43 puntos más que ayer y casi el doble del máximo de la primera oleada, si bien entonces se hacían muchos menos tests. "Nuestro sistema sanitario no puede aguantar mucho más estos datos de contagios", ha avisado. 

Salut registra más de 5.000 nuevos contagios confirmados con PCR y 39 defunciones

Tensa situación en los hospitales

En efecto, la situación en los hospitales es cada vez más complicada. Las unidades de cuidados intensivos (UCI) están por encima del 80% de ocupación y en una semana ha subido mucho el número de enfermos de covid que ocupan estas camas: de 243 hace ahora seis días se ha pasado a 368 enfermos graves ingresados por coronavirus, el 46% del total; es decir, que en los próximos días las UCI tendrán más pacientes por covid que otras patologías, un hecho que no se producía desde hacía meses. "La situación es crítica y lo es en toda la red, y lo seguirá siendo los próximos días", ha avanzado Ramentol, que ha garantizado que la segunda oleada requerirá de nuevo el "sobreesfuerzo" del personal sanitario.

A pesar de la complicada situación, Salud todavía no ha indicado a los hospitales que hagan una "cancelación masiva de la actividad programada" para atender a los enfermos de covid: "Es una línea roja que no queremos cruzar, no nos lo podemos permitir", ha dicho Ramentol. Aun así, algunos hospitales catalanes han empezado a cancelar operaciones, como las Terres de l'Ebre. La presión asistencial por el aumento de ingresos de covid y por los brotes que afectan a personal de los hospitales Verge de la Cinta de Tortosa y de Amposta han obligado a reorganizar su área quirúrgica.

Retrasos en los resultados de las PCR 

La presión también se nota a la hora de gestionar las PCR. Si hay retrasos en la entrega de los resultados de las PCR, ha dicho Ramentol, es debido al "gran volumen" de pruebas que se están haciendo, un auténtico "alud" que obliga al sistema a hacer 30.000 PCR al día, de las cuales 20.000 son de contactos estrechos de los positivos. La bolsa de pruebas pendientes se podría mejorar con la ayuda de los tests de antígenos. 

Más complicado de solucionar es uno de los datos más preocupantes que ha dado este martes Salud: el 40% de los aislados -porque son positivos o porque son contactos de un positivo- no siguen las cuarentenas en su totalidad. Desde Salud son conscientes de que hay quienes no las puede cumplir por motivos económicos o de condiciones de vivienda, por ejemplo, pero a la vez han pedido "mejorar el grado de conciencia colectiva" para poder cortar las cadenas de contagios. En este sentido, la conselleria pide extremar precauciones este fin de semana, en el que coinciden las fiestas tradicionales de la Castañada y Todos los Santos. "No es el momento de hacer Halloween ni ningún tipo de actividad que nos haga interaccionar con mucha gente", ha insistido en varias ocasiones Mendioroz, que ha recordado que la pandemia es un tema "bastante delicado como para jugar con frivolidades".

Escuelas abiertas pero con datos "preocupantes"

En relación con las escuelas, Mendioroz ha dicho que siguen trabajando para que sean espacios seguros y se mantengan abiertas, pero ha alertado de que en algunos cribajes se ha revelado que se ha superado el 10% de positivos sobre el total de alumnos, datos que ha calificado de "muy preocupantes", puesto que tendrían que estar alrededor del 5%.

El epidemiólogo ha afirmado que los contagios no acostumbran a darse en los centros escolares sino fuera, pero ha remarcado que mientras a nivel comunitario siga al alza el número de contagios, "será difícil funcionar con normalidad" en las escuelas. "Hay muchas afectaciones en niños, confinamientos de grupos estrechos y de escuelas que dificultarán el curso escolar", ha avisado.

El + vist

El + comentat