Salut planteará el confinamiento domiciliario a la Moncloa si las nuevas restricciones no frenan el virus

Una de cada cinco atenciones en las urgencias, tanto en el hospital como en la primaria, son por covid

Como última opción y siempre que el resto de las restricciones no tengan el efecto esperado en las próximas semanas. Solo en este escenario, Catalunya se planteará pedir al gobierno español las competencias para implementar un segundo confinamiento domiciliario en todo el país. El secretario de Salut, Marc Ramentol, ha admitido este viernes que el Govern no puede renunciar a ninguna medida, por dura que sea, cuando se trata de controlar la epidemia. "Necesitamos catorce días para tener claro el impacto de las últimas restricciones" ha asegurado respecto al toque de queda y los confinamientos perimetrales y de fin de semana que comenzaron hoy.

El confinamiento de la población catalana en casa no es una decisión que la Generalitat pueda tomar de forma unilateral: el decreto del estado de alarma, el instrumento que lo permitiría, no contempla esta posibilidad, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha reiterado a lo largo de la semana que, en estos momentos, no es un cambio de estrategia plausible. "Las medidas de las que disponen las comunidades para estabilizar, doblegar y mantener baja la curva de contagios hacen prever que no serán necesarios los confinamientos domicilarios," afirmó el socialista.

El secretario de Salut, Marc Ramentol, ha asegurado que las nuevas restricciones para frenar la propagación del covid-19 se alargarán los días "que haga falta". Si los próximos quince días estas medidas no funcionan y los contagios continúan al alza, el Govern no descarta instar a la Moncloa a plantear un confinamiento domiciliario. Si bien ha matizado que esta será siempre "la última alternativa", ha admitido que no se puede renunciar a ninguna medida cuando se trata de controlar la epidemia. En declaraciones a TV3, Ramentol ha explicado que los últimos días se está notando una "desaceleración" en el número de casos pero no en el impacto en la red asistencial y ha dicho que el objetivo es bajar de los 5.500 diarios actuales a unos 1.800, unas cifras similares a las registradas a finales de agosto y a principios de septiembre.

La idea del confinamiento para parar el ritmo de contagios y de ingresos en los hospitales es incipiente y, de hecho, Ramentol lo ha supediatdo completamente a la evolución epidemiológica de los próximos días. "Si vemos que las medidas no son suficiente, tendremos que instar al gobierno español a que se plantee esta posibilidad," ha afirmado. Es decir, si los técnicos de Salut Pública lo recomienda, la conselleria presionará a Illa para ampliar las competencias que otorga el estado de alarma a las autonomías. Mientras tanto, según Ramentol, las restricciones del Govern se alargarán tanto como haga falta.

El 85% de las camas de UCI, ocupadas

En estos momentos la situación es compleja, en palabras del coordinador de la unidad de seguimiento del covid-19 en Catalunya, Jacobo Mendioroz. El epidemiólogo ha explicado que los datos de los últimos días han mejorado un poco, con un retardo de la velocidad de propagación del virus. "Pero esto no resta gravedad a la situación; la curva sigue creciendo", ha insistido. Los laboratorios están recibiendo una avalancha de muestras de PCR, con picos de 48.000 pruebas diarias, y Mendioroz ha apuntato que habrá que vigilar si el retraso en la notificación de los resultados está tergiversando los datos.

Antes de las nuevas restriciones, Salut tenía una previsión de 10.000 casos diarios. Si la cifra continua creciendo, la supervivencia del sistema sanitario se verá gravemente comprometida. El 85% de las camas de críticos de los hospitales están ocupadas, de las cuales el 52% por engermos de covid-19. Desde el jueves, el porcentaje de enfermos de coronavirus en la UCI supera al del resto de patologías. Además, el virus también supone el 13% de las urgencias en los hospitales y el 20% en atención primaria. Por lo tanto, una de cada cinco atenciones urgentes en Catalunya es a causa del virus.

Vergés alerta de un colapso sanitario en 15 días

El Servei Català de Salut (CatSalut) aún no ha emitido instrucciones para desprogramar actividad asistencial no covid, como sí hizo en marzo, pero algunos hospitales ya lo están haciendo, como el Parc Taulí. Ramentol ha admitido que los centros están priorizando cirugía mayor ambulatoria -en las que el enfermo recibe el alta el mismo día de la intervención- para no ocupar las camas de potenciales críticos.

Por primera vez en la pandemia, Salut ha indicado qué valores podrían hacer que se ordenase la paralización de la actividad ordinaria: a partir de 450 pacientes críticos sería posible, a partir de 600 "muy probable". Una proyección clave, teniendo en cuenta que ayer había 447 pacientes en la UCI y que Salut prevé que pueda haber 900 de cara a finales de la semana que viene.

El secretario de Salut ha puntualizado que si bien la capacidad de infraestructura y de dispositivos, como ventiladores, no es una limitación como lo era. Sí que lo es la falta de profesionales. "El problema serán las manos. La falta de profesionales para gestionar las secciones de críticos y que también puede extenderse al resto de los niveles asistenciales", ha admitido Ramentol.

Tests de antígenos para contactos estrechos

Una de las estrategias de detección de enfermos en estadios tempranos son los tests de antígenos -popularmente conocidos como tests rápidos-, de los que Salud ha repartido un millón entre centros de atención primaria y hospitales. La mayoría han ido a territorios apartados de los núcleos urbanos. Con todo, Ramentol explicó que el uso de estas pruebas también se está intensificando en Barcelona para liberar el laboratorio del Hospital Vall d'Hebron, bastante saturado tras el aumento de la demanda y los cribados internos en el centro.

Aunque las pruebas rápidas se están dirigiendo a personas con síntomas durante los primeros cinco días de la infección, Ramentol ha anunciado que se ha podido constatar que son lo suficientemente eficientes para detectar enfermos asintomáticos y las próximas semanas también se harán los contactos estrechos de casos confirmados.

En los últimos 14 días se están confirmando 725 positivos por cada 100.000 habitantes en Catalunya. Entre el 20 y el 26 de octubre se han hecho 229.795 PCR, y aún así la positividad de las pruebas sigue aumentando: ya se sitúa en torno al 14%. Es decir, que cada 100 pruebas, 14 revelan una infección. Además, el virus está volviendo a causar estragos en las residencias de ancianos: el 13% de los geriátricos tienen un positivo y ya hay 1.377 residentes afectados. La última semana, 52 ancianos han muerto. En toda Cataluña han sido 229 personas.

Problemas en el rastreo

El rastreo de contactos, que está haciendo el equipo de gestión de contactos (llamados scouts), no se dejará de hacer, pero Ramentol ha admitido que en fase de transmisión comunitaria descontrolada, ningún país puede "fiar todo" a este sistema para contener el crecimiento epidemiológico. "Estamos a unos niveles de casos muy elevado y el rastreo, aunque ayuda a contener, están pensados para los estadios iniciales de los brotes y ahora nos escapan muchos más casos", afirma Mendioroz.

El departamento también está ultimando todo lo necesario para habilitar la contratación de estudiantes de último curso de enfermería y medicina, como ya se hizo en la primera ola, según explicó Ramentol. Esta es una posibilidad a la que habilita el real decreto de estado de alarma y que la consejera de Salud, Alba Vergés, ya había planteado hace días. El secretario explicó que la cuestión está ahora en manos de la asesoría jurídica y que el objetivo es que la consejera pueda firmar "a lo largo del día de hoy" la resolución que habilite esta posibilidad.

El + vist

El + comentat