Vergés alerta de un colapso sanitario en 15 días

El virus ya monopoliza el 51% de las camas de UCI y Salut prevé un ritmo alto de ingresos todo el mes

Por primera vez desde el mes de mayo, los hospitales catalanes tienen más enfermos de coronavirus a las unidades de cuidados intensivos (UCI) que del resto de patologías. El virus monopoliza el 51% de las camas críticas ocupadas a estas alturas, según informan al ARA fuentes de Salut, un porcentaje que se ha disparado en cuestión de dos semanas: el porcentaje de camas de intensivos dedicados al covid hace siete días era del 40%, mientras que hace 14 días era del 30%.

La consellera de Salut, Alba Vergés, calificó este jueves de “insostenible” y de “extremadamente crítica y grave” la tendencia epidemiológica de la última semana, que ya se refleja en forma de hospitalizaciones y desprogramación de intervenciones no urgentes para poder hacerse cargo de la atención al coronavirus. Esto era justamente lo que Salut había intentado aplazar tanto como fuera posible y, a las puertas de un colapso sanitario si las restricciones y el comportamiento de la población no lo evitan, Vergés dio un toque de alerta: “El sistema de salud no aguantará mucho más. Si no tomamos medidas, en 15 días estaremos como en el mes de marzo”.

Las predicciones asistenciales del Govern, basadas en modelos matemáticos, no son esperanzadoras: si no se toman más medidas y la población no las obedece, dijo Vergés, en 15 días habrá 900 pacientes en la UCI, y en menos de un mes serán 1.500. Así pues, si no se empieza a frenar la curva de contagios y el ritmo de ingresos, Catalunya podría revivir el momento más crítico de la primera oleada, el 6 de abril, cuando había hospitalizados 1.529 pacientes críticos. Jueves ya había 2.387 enfermos ingresados con un diagnóstico positivo, y en las plantas de UCI continúan llegando cada día más enfermos: el jueves eran 434.

El resto de enfermedades, en riesgo

A diferencia de la primera oleada, cuando se desprogramó la cirugía no urgente y prácticamente todos los centros se reconvirtieron en hospitales covid, ahora la actividad no covid se está intentando mantener, tanto en hospitales como en centros de atención primaria.

Volver a cancelar cirugías y visitas pasará factura a los enfermos, advierten, y esto “angustia mucho” a los profesionales, apunta el presidente del Col·legi de Metges de Barcelona, Jaume Padrós, que asegura: “No nos lo podemos permitir”. Los sanitarios no quieren dejar de atender al resto de pacientes, pero no saben hasta cuándo será posible compatibilizar las dos actividades. “Es más fácil pasar a hacer sólo covid y no hacer prótesis de rodilla, por ejemplo, pero estamos intentando no llegar a este punto, y esto añade un grado de dificultad importante”, reconoce la jefa de urgencias del Hospital de Sant Pau, Mireia Puig. “Pero si la situación se agrava no sólo se dejará de atender al paciente demorable, sino incluso al urgente”, alerta el jefe de enfermedades infecciosas de Sant Pau, Joaquín López-Contreras.

El objetivo ahora es doblegar la curva. “Si no, es cuestión de días parar la actividad programada”, avisa Puig. “Tal como trabajábamos en los hospitales durante agosto y primeros de septiembre era tolerable, podíamos hacer actividad covid y no covid sin el grado de sufrimiento de ahora”, añade. El sistema está tensionado e intentando llegar a todo. “Atendemos, pero con menos calidad. Tienes menos tiempo, vas más desbordado y no puedes hacer las cosas como querrías”, reconoce la médico Blanca de Gispert, del CAP Trinitat Vella, que avisa que las dificultades de acceso a los ambulatorios hacen que “se estén diagnosticando problemas de salud demasiado tarde”. “La gente tiene necesidades de salud que no se están cubriendo y problemas que no se están atendiendo”, dice.

Aumentan las defunciones

El departamento de Salud ha notificado este jueves 78 nuevas muertes por coronavirus, la cifra diaria más alta desde principios de mayo, y según los datos diarios que reporta, el volumen de personas que se contagian también continúa fuera de control. Los últimos 14 días se han diagnosticado 654 casos de covid por cada 100.000 habitantes del país, y esto significa que el 13,30% de las pruebas que se hacen dan positivo.

En cuanto al índice de rebrote, que mide el crecimiento potencial de la pandemia, decae muy ligeramente. Concretamente, dos puntos respecto a ayer (pasa de 840 a 838). Es cierto que el dato de este miércoles supuso una caída repentina respecto a los 887 puntos del día anterior, pero los expertos consultados por el ARA atribuyen este cambio más a un retraso en la notificación de los datos y no a una mejora sustancial de la situación epidemiológica. También disminuye sensiblemente la velocidad de propagación, la llamada Rt, que pasa de 1,38 a 1,34. De nuevo, habrá que esperar unos días para confirmar una eventual tendencia a la baja.

El + vist

El + comentat