El Vall d'Hebron salva a una niña de 12 años en paro cardiaco debido al covid

La menor, que ha recibido el alta un mes y medio después, sufría una enfermedad muy poco frecuente asociada al virus

Ha estado un mes y medio ingresada en el hospital y diecisiete días en la unidad de cuidados intensivos (UCI) pediátricos. Durante una semana entera una máquina ha sustituido la función de su corazón. El pronóstico era grave: sufría síndrome inflamatoria multisistémica pediátrica (SIM-Ped), una enfermedad muy poco frecuente y asociada al coronavirus en edades infantiles que puede provocar el fallo de varios órganos, sobre todo y de manera grave, del corazón. Pero ha salido adelante y ya ha recibido el alta médica. Esta es la historia de una niña de 12 años de Mallorca, atendida en el Hospital Vall d'Hebron y curada gracias a la técnica líder y muy compleja de la oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO).

La pequeña, con miocarditis, estaba ingresada en la UCI del Hospital Universitari Son Espadas, en Palma, en estado grave y en paro cardiaco fulminante. No respondía a ningún tratamiento y cada minuto contaba para salvarle la vida. Atendida la situación crítica de la chica, su única posibilidad era que el equipo de ECMO del Vall d'Hebron –servicio de referencia pediátrica en el Estado– se trasladara a la isla para iniciar el tratamiento. Después tenían que derivar a la niña al centro barcelonés ya conectada a la máquina. La preparación y coordinación de todo el dispositivo se hizo en menos de seis horas.

"El traslado fue complejo –explica el jefe de la UCI Pediátrica del Vall d'Hebron, el doctor Joan Balcells– porque es una técnica de la cual dependía su vida y porque, además, teníamos que seguir las medidas de seguridad por el aislamiento de covid durante todo el proceso del traslado". El desplazamiento fue coordinado por el Servicio de Atención Médica Urgente 061 de las Islas Baleares –con la participación de la Unidad de Transporte Pediátrico Balear– y con el apoyo de un avión militar medicalizado. La niña estaba muy crítica y, además de la miocarditis, sufría hipertiroidismo. 

48 pacientes pediátricos de covid

El ECMO siempre es la última opción, un rescate, puesto que es una técnica muy invasiva y arriesgada: la máquina extrae la sangre, la drena, la oxigena y la devuelve al cuerpo, manteniendo con vida a la persona mientras se recupera de su patología de base. "En la UCI pediátrica nos aseguramos de que la máquina iba haciendo su función mientras el corazón de la paciente se recuperaba. Después de recibir los tratamientos en la UCI y de retirarle la ventilación mecánica pudo subir a planta", explica Balcells.

"La chica subió a planta ya estable, con una miopatía [afectación en los grupos musculares] como consecuencia de haber sido paciente crítica y de covid", explica la doctora Susana Melendo, de la unidad de Patologia Infecciosa e Inmunodeficiencias Pediátricas. En planta la menor ha recuperado su función miocárdica normal y no le ha quedado ninguna disfunción orgánica. Ahora está haciendo rehabilitación muscular.

Desde el inicio de la pandemia en el Hospital Vall d'Hebron han ingresado un total de 48 pacientes infantiles con coronavirus. De estos, 14 han requerido cuidados intensivos. Desde el centro subrayan que todos los menores han tenido una evolución clínica favorable.

El + vist

El + comentat