Un instituto de Roda de Ter tiene a 19 de los 20 grupos aislados, la mayoría por contactos en el autobús escolar

Algunos grupos del Miquel Martí i Pol están aislados de manera preventiva

En el Institut Miquel Martí i Pol, de Roda de Ter, solo irá a clase este martes un grupo. El resto, hasta el 19, darán clases a distancia, después de que el departamento de Salud y el de Educación hayan decidido aislar preventivamente a la mayoría de alumnos del centro. Según ha confirmado el departamento de Educación al ARA, parece que el origen del brote es una de las líneas de autobús escolar que llevan a los alumnos al centro. 

Las mismas fuentes indican que de los 19 grupos que darán clases telemáticas, 10 están confinados porque hay algún positivo pero 9 se han aislado preventivamente y están a la espera de PCR, dado que son clases donde al menos un alumno hace la ruta de buzo afectada. En el caso de los aislados, Educación sostiene que los alumnos pueden salir a la calle, pero por prudencia no van al instituto. El centro se desinfectó este fin de semana pasado. 

El sindicato de Profesores de Secundaria Aspepc-sps denunció el lunes que con esta situación el centro se mantenga abierto. "Ilógico e imprudente", aseguraron en un tuit, en el que denunciaban que "todos los docentes no confinados tienen que trabajar de manera presencial". Fuentes del sindicato consultadas por el ARA critican que los profesores tengan que ir al centro para dar clase a un solo grupo cuando tendrían que "estar en casa haciendo trabajo telemático para los alumnos confinados". 

¿Por qué no se cierra el centro? Esta es una de las preguntas que más se ha hecho a los responsables del departamento de Educación, puesto que no está claro cuántos grupos aislados o confinados hacen falta para que se decrete el cierre de todo el centro. En el protocolo de actuación que se presentó a principios de curso solo dice que cuando haya dos o más personas de grupos de convivencia diferentes contagiadas “se podría plantear” la interrupción de la actividad presencial en el centro durante catorce días. La realidad, sin embargo, es que decenas de centros en todo el país tienen no dos sino más de diez y de veinte grupos confinados, y, aún así, el centro sigue funcionando.

A principios de curso ya se tuvo que confinar a casi la mayoría de estudiantes de otro centro, en concreto, del Institut Lluís Domènech i Montaner de Canet de Mar. Era el primer gran centro de secundaria de Catalunya con la mayoría de sus alumnos en casa –ESO y bachillerato–, mientras que solo los estudiantes de formación profesional iban a dar clases presenciales. 

Calvet afirma que el transporte público es seguro

Precisamente ayer el  conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, defendió que viajar en transporte público es seguro ante el riesgo que suponen los espacios cerrados y las concentraciones de personas en la transmisión del covid-19. Calvet dijo que en el interior de los transportes "hay buena ventilación y la interacción social es reducida".  

La mascarilla obligatoria, como en todos los espacios públicos, así como la renovación constante del aire son medidas eficaces, subrayó el conseller en una entrevista a La mañana de Radio 4. A pesar de todo, recordó las prohibiciones vigentes de hablar por teléfono o comer en los transportes públicos para no generar situaciones de riesgo y añadió una última recomendación: "No hablar" durante los desplazamientos.

Calvet insiste que viajar en transporte público es seguro

El + vist

El + comentat