Alerta por los disturbios en protestas anticovid en diferentes ciudades del Estado

Pedro Sánchez hace un llamamiento a la "responsabilidad" después de dos noches de disturbios

Las imágenes de contenedores quemados, lanzamiento de objetos contra la policía y carreras se repitieron por segunda noche consecutiva en diferentes ciudades del Estado, donde las convocatorias de protesta contra las nuevas restricciones para frenar el adelanto del covid acababan con diferentes grupos provocando disturbios. En Barcelona pasó así el viernes por la noche, en una actuación que desde los Mossos d'Esquadra atribuyeron a grupos de extrema derecha infiltrados en la protesta, y el sábado una concentración contra los desahucios en plena pandemia y contra el desalojo de la casa Buenos Aires de Vallvidrera acabó provocando destrozos en el edificio del Ayuntamiento y, de nuevo, con lanzamiento de objetos contra la policía. El balance: un detenido, 60 identificados y un policía herido. Las imágenes de barricadas y carreras se repitieron, también, en ciudades como Logroño, Bilbao, Madrid y Málaga. El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, consideró "intolerables" estas conductas e hizo un llamamiento a " la responsabilidad, la unidad y el sacrificio".

En la misma línea, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, lanzó un mensaje a los manifestantes contrarios a las restricciones por el coronavirus. "Vivimos meses de esfuerzo y no es momento de relajar medidas. Solo unidos venceremos al virus", ha dicho. El ministro considera que los disturbios que se han producido en los últimos días son "inaceptables". 

Desde el ámbito local, el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, defendió que los incidentes que ha habido en la ciudad son "graves" y que la "vandalización de ciertas zonas de la ciudad nos tiene que preocupar". En una entrevista a Catalunya Ràdio, Batlle alertó de que se está produciendo un "efecto mimético de las protestas" que hay en otras ciudades del Estado, así como en otros puntos de Europa.

El alcalde de Málaga,  Francisco de la Torre, censuró el "comportamiento impresentable" que atribuyó a un "grupo de extremistas" después de que una manifestación convocada contra las restricciones sanitarias acabara ayer con disturbios. Los concentrados volcaron contenedores y lanzaron objetos a la policía. En Madrid una protesta del mismo signo en la Puerta del Sol acabó con disturbios en las calles del centro. Algunos grupos levantaron barricadas y quemaron contenedores en la Gran Vía.

També el alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, reaccionó después de los disturbios que se vivieron este sábado en el municipio, y decidió convocar a los partidos de la oposición para analizar por qué una convocatoria que corrió a través de las redes sociales acabó con destrozos. Según la delegación del gobierno español, en la Rioja hubo siete agentes heridos y, como mínimo, seis detenidos. 

En Santander también se vivió ayer una segunda noche de protestas y disturbios a raíz de decisiones como el toque de queda. La noche se saldó con cinco detenciones, un policía herido y 15 personas denunciadas por incumplir las restricciones. Y en el País Vasco, un grupo de encapuchados lanzaron piedras contra escaparates y portales después de una concentración negacionista, que congregó a unas 300 personas en Vitoria. Y en Bilbao, otra marcha también acabó con un detenido por desórdenes públicos.

Disputa política entre la derecha en las redes

Mientras tanto, las redes han vuelto a ser escenario de un nuevo rifirrafe político entre los partidos de la derecha. Si el sábado eran Vox y Ciudadanos los que se engancharon, este domingo el partido de extrema derecha topó con las críticas del PP. El partido naranja condenó los actos violentos y recriminó al diputado Ignacio Garriga de Vox que los hubiera avalado. Este domingo, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, hizo un tuit poniendo en valor el trabajo de los cuerpos policiales y dio las gracias a "la inmensa mayoría de la población española por su responsabilidad y civismo en esta dura lucha contra la pandemia". Pero el portavoz de los naranjas en el Congreso, Edmundo Bal, volvió a cargar contra Vox. "No, señores de Vox: no es un 'conflicto', son actos violentos contra la convivencia, la salud y las fuerzas de seguridad y no es 'España'", afirmó en un tuit. "No utilicen su malestar para espolear todo esto". 

Igual que Ciudadanos, los populares también han cargado contra Vox para defender las protestas contra las restricciones y el partido de Santiago Abascal se ha defendido diciendo que solo apoya las movilizaciones pacíficas. De hecho, el propio Abascal hizo un tuit descargando toda la responsabilidad de las protestas de las últimas dos noches al gobierno de Pedro Sánchez: "El caos en la calle. La ruina en las familias. La epidemia de nuevo descontrolada". Y acabó apoyando a los cuerpos policiales.

El presidente del PP, Pablo Casado, también mandó un mensaje de ánimos a las fuerzas de seguridad en un tuit y enmarcó en una "minoría violenta" a los autores de los disturbios de las dos últimas noches. Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, condenó los incidentes de las últimas noches y llamó a cumplir el toque de queda. La diputada Ana Vázquez, sin embargo, fue más explícita: "¡Vox apoya a las protestas! ¡Pues nosotros no! ¡Por eso no somos iguales!". El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, le replicó que ellos apoyan las protestas pacíficas y afirmó: "Clar que no somos iguales, Ana. Vosotros sois iguales al PSOE". 

Por su parte, el vicepresidente del gobierno español y líder de Podemos, Pablo Iglesias, acusó a la extrema derecha de promover los disturbios de las últimas noches en varias ciudades del Estado "tirando la piedra y escondiendo la mano". "En Italia lo denominaron strategia della tensione. Para entender el contexto de los disturbios que promueve la extrema derecha tirando la piedra y escondiendo la mano, lean a José Manuel Martín Medem", afirmó en un tuit.

El + vist

El + comentat