Pandèmia

Interior ve "riesgo serio" de ataques a varios edificios del Govern

Se refuerza la vigilancia en la Generalitat, las sedes de Salud, Interior y Empresa y en 'consellers' y altos cargos

Después de que varias personas lanzaran este domingo pintura y sangre a la fachada del Palau de la Generalitat, los Mossos d'Esquadra han diseñado un dispositivo. El conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha asegurado que hay un "riesgo serio" de ataques a varios edificios del Govern. A parte del Palau de la Generalitat en la Plaça Sant Jaume de Barcelona, donde ahora siempre habrá al menos una furgoneta de antidisturbios, el foco también se pone en las sedes de los departamentos más implicados en la gestión de la pandemia, como son Salud, Interior y Empresa. Así mismo, el jefe de los Mossos, el comisario jefe Eduard Sallent, ha explicado que se reforzará la vigilancia de los actos públicos de los consellers y los altos cargos para garantizar "que no se genere un problema de inseguridad".

Sàmper ha vinculado la acción de este domingo en la Plaça Sant Jaume al sentimiento "de frustración y rabia" por las restricciones por el covid-19. Ha dado por hecho que los disturbios de hace dos viernes y los cristales rotos en el Ajuntament de Barcelona el día después son situaciones que "se volverán a repetir" pero que su obligación es "que no pase". Por eso el conseller ha defendido que, "hasta que no esté estabilizada esta crisis", los Mossos harán más protección en los edificios y a las personas del Govern que se consideran más susceptibles de recibir ataques. Al Palau de la Generalitat se destinan de manera permanente efectivos del Àrea Regional de Recursos Operatius (ARRO), sin descartar que también hay de la Brigada Mòbil (Brimo). La alerta se extiende a los departamentos de Salud, Interior y Empresa en caso de que haya concentraciones o se puedan "producir ocupaciones", según Sallent.

Preguntado por si habrá algún cese por el hecho de que varias personas pudieran lanzar pintura y sangre al Palau de la Generalitat, Sàmper ha respondido que él es el responsable de "no haberlo visto antes". El dispositivo que había este domingo, cuando el edificio estaba cerrado, "cumplía con los estándares de protección por épocas habituales", ha argumentado el conseller. El jefe de los Mossos ha recordado que los agentes que tenía que guardia identificaron al organizador y a tres personas más que participaron en esta acción en la Plaça Sant Jaume. Sallent ha dicho que son trabajadores de un local de restauración de l'Hospitalet de Llobregat.

Fiestas privadas este fin de semana

El conseller de Interior y el jefe de los Mossos han hecho esta valoración en una rueda de prensa este lunes en la que han explicado que este fin de semana se han denunciado varias fiestas privadas. Sallent ha informado que han detectado una fiesta con 20 personas en un domicilio de Sarrià en Barcelona, otra con 28 personas en una antigua oficina bancaria en l'Hospitalet de Llobregat y una tercera en una asociación cannàbica en Sabadell. También han levantado acta por encuentros en hoteles con varias personas. Desde el 16 de octubre los Mossos y las policías locales han puesto 22.297 denuncias por incumplimientos de personas y 395 a establecimientos. Este fin de semana ha habido 668 denuncias y 11 locales cerrados.

El Govern  también ha prorrogado el toque de queda quince días más con un cambio. La hora límite para ir a recoger comida a los restaurantes y bares se acababa a las 21 h, pero a partir de ahora se alarga hasta las 22 h. Sàmper ha indicado que las personas tendrán el tiempo "mínimo" para poder hacer el recorrido desde el establecimiento hasta casa y que tendrán que enseñar el ticket de la compra si los para la policía. Para los repartidores de comida a domicilio, los conocidos como riders, se mantiene que pueden trabajar hasta las 23 h durante el toque de queda.

Salut propondrá la prórroga de todas las restricciones quince días más

En paralelo, Sàmper ha remarcado que los jueves se detecta un aumento de tránsito, de entre un 7% y un 15%, que se atribuye "con probabilidad" a familias que van a segundas residencias. El conseller ha añadido que, en cambio, debido al confinamiento perimetral los viernes, sábados y domingos se produce un descenso de la circulación de vehículos de entre un 40% y un 85% respecto a un fin de semana equivalente de 2019. En cuanto al toque de queda, según el conseller se ha notado "una bajada sostenida" de la movilidad entre las 22 y las 0 h. Entre las 0 y las 6 h la circulación de vehículos se mantiene "muy residual".

El + vist

El + comentat