Vuelven los cribajes masivos y Salud suma a las farmacias

Se harán pruebas semanales en las residencias y test de antígenos en el mundo deportivo

Con la tendencia a la baja de la curva epidemiológica, vuelven a Catalunya los cribajes poblacionales para buscar proactivamente y detectar contagios de coronavirus. Pero ahora no solo a partir de la tradicional PCR, sino también mediante PCR de automuestras nasales y test de antígenos.  El plan de Salud es hacer inmediatamente pruebas masivas en puntos calientes del mapa de contagios, donde se detecte un repunte repentino de casos; en colectivos vulnerables como los trabajadores y las personas mayores que viven en residencias geriatricas, y en colectivos específicos como la población joven en el mundo deportivo. "Tenemos que volver a salir a la calle a detectar", ha afirmado este viernes el secretario  de Salud Pública, Josep Maria Argimon. 

Así, el departamento de Salud plantea una iniciativa similar a la que hizo durante el verano, cuando se reforzaba el diagnóstico allá  donde se temía  que la circulación del coronavirus se descontrolara por la densidad poblacional, la movilidad y las condiciones precarias que dificultaban los aislamientos.  Sin embargo, la conselleria ha introducido cambios sustanciales en la nueva estrategia: ahora se usarán más los test de antígenos y las automuestras de PCR, se ampliará la población susceptible de hacerse la prueba y habrá más puntos de testeo, que se organizarán de manera más descentralizada territorialmente con unidades móviles y temporales.

También las farmacias, que llevan toda la pandemia reivindicando la asunción de responsabilidades en la detección de positivos, podrán ofrecer un servicio muy parecido al que hacen con la detección precoz del cáncer de colon, proporcionando materiales a la población para hacerse una PCR de automuestra y enviando las muestras respiratorias a analizar a los laboratorios. Y, por supuesto, se mantendrán los cribajes a través de las escuelas: se dispondrá de 300 equipos móviles, los mismos que hasta ahora han realizado 488.000 PCR en dos meses, unas cifras que casi cumplen el medio millón de pruebas al que se había comprometido el Govern al inicio de curso.

Los mayores de 50 años de Rubí y Terrassa serán de los primeros en participar en los nuevos cribajes

Con el estallido de la segunda oleada, los cribajes masivos (menos los escolares) se suspendieron por la ineficacia a la hora de trazar las cadenas de contagio. Hasta ahora se han hecho 2,5 millones de pruebas en el marco de este tipo de cribaje en todo el país, con una tasa de positividad (pruebas que revelan infecciones) del 3,3%.  Ahora, y coincidiendo con la mejora de los indicadores, a partir del lunes Salud recupera la estrategia de cribaje comunitario para vigilar y mantener a raya una aceleración de la propagación. Empezará haciendo PCR a la población de más de 50 años de Rubí y Terrassa con la colaboración del Banco de Sangre y Tejidos. 

Automuestras en las farmacias

Salud habilitará varios puntos de detección, que podrán estar descentrados en todo el territorio en unidades móviles similares a las que se han hecho hasta ahora mediante la PCR tradicional. "Los haremos intentando desplegar el máximo de efectivos para llegar al máximo de personas en pocos días", ha señalado Argimon. La otra tipología de cribaje comunitario serán los dirigidos, que tendrán la colaboración de las farmacias y que funcionarán de manera voluntaria como las iniciativas de detección precoz del cáncer de colon. En este caso se usarán los kits de automuestras y no tests de antígenos, como se ha estado planteando estos días y que requeriría la autorización del ministerio de Sanidad

Una estrategia similar a la que se hace para la prevención del cáncer de colon

"Las farmacias, que son unos agentes importantísimos en el entorno de la salud, tienen una logística muy preparada y validada: tenemos oficinas de cribaje, tenemos cargado el censo y conocemos el envío de cartas", ha explicado Argimon. Se hará del mismo modo que cuando la población de más de 50 años recibe un mensaje para hacerse una prueba para detectar lesiones precursoras del cáncer –pólipos– mediante una muestra de heces: la persona recogerá los materiales para hacerse el automuestra en la farmacia, se hará el frotis nasal poco invasivo en casa y hará el regreso etiquetado al mismo establecimiento. A las 48 horas, recibirá el resultado de la prueba.

Argimon ha admitido que es probable que esta vía todavía tarde unas semanas en implementarse, seguramente un mes, puesto que todavía hacen falta conversaciones y tareas informativas entre los colegiados farmacéuticos. También dependerá del éxito de la campaña entre la población y la demanda que se genere el que se intensifique o no esta vía. Con todo, el secretario ha descartado la periodicidad de esta iniciativa y ha confirmado que se hará una sola vez. 

Residencias y entornos deportivos

Salud ha dejado muy claro que no se trata de un testeo masivo al estilo de Eslovaquia, que hizo pruebas a toda la población en dos semanas, o equiparable al que ha anunciado a bombo y platillo la Comunidad de Madrid, como se desprendía de las declaraciones hechas el martes por la consellera de la Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó. "La vía eslovaca tiene un gran componente logístico que a corto plazo no podemos plantear", ha admitido Argimon, que ha añadido: "No descartamos nada, pero cuando nosotros salimos y explicamos una estrategia es porque es viable". Así, la voluntad de Salud es intensificar la detección en aquellos colectivos más vulnerables o los que hasta ahora han quedado excluidos de los cribajes masivos. 

Los profesionales sanitarios y los de los geriátricos, uno de los espacios más reforzados en términos de detección, pasarán a hacerse pruebas una vez por semana y no cada 15 días como hasta ahora para blindar los centros y evitar la proliferación de focos. También entre las personas mayores que viven en las residencias se intensificará el testeo, incluidas las residencias consideradas verdes y donde no se hacen tan a menudo las pruebas porque no se detectan brotes. Estas residencias representan el 70% de los centros y Argimon ha reconocido que muchas hace dos o tres semanas que no se someten a estas pruebas. Según Salud, con los tests regulares se podrá delimitar mucho más el virus y evitar focos descontrolados, puesto que se podrá sectorizar mucho antes de que un residente asintomático pueda contagiar al resto de convivientes.

Uno de los colectivos donde se han hecho menos esfuerzos diagnósticos es la población que tiene entre 18 y 30 años, considerados paradójicamente el motor de la propagación vírica, y Argimon ha explicado que se harán cribajes en el deporte  amateur adulto para buscar casos asintomáticos en esta franja joven. En el marco de un proyecto planeado conjuntamente entre la secretaría general del Deporte y Salud, el Govern prevé hacer tests de antígenos para obtener resultados rápidos, pero no porque se quiera acelerar el regreso a la competición, puesto que, a diferencia de lo que pasa con el deporte profesional, no se prevé la reanudación hasta el cuarto tramo de la desescalada. Argimon ha detallado que se pedirá a los diferentes clubes que participen que nombren un responsable para recoger la muestra y otro para recopilar la información de las personas que se sometan a los tests rápidos para que los resultados figuren en los historiales clínicos. 

500 rastreadores más

L a consellera de Salud, Alba Vergés, ha anunciado que se incorporarán medio millar más de personas a los equipos de rastreadores, que elevan a 3.000 el total de personas destinadas a hacer la encuesta y el seguimiento de casos, así como a la búsqueda de contactos.  A principios de noviembre, había 1.707 gestores covid de atención primaria y hospitales: 432 gestores escolares y 120 profesionales de los servicios de vigilancia epidemiológica. Asimismo, había 180 gestores de contactos; ahora se prevé que la cifra crezca hasta los 250.

Vergés también ha anunciado que se activa el sistema de SMS para avisar a los contactos de un positivo  para informarles sobre qué tienen que hacer (cuarentena, gestión de la baja si es necesaria y seguimiento de síntomas), así como hacerles una evaluación. Por ejemplo, resolver si son colectivo de riesgo o si no pueden hacer el aislamiento.  Hasta ahora esta estrategia solo funcionaba para las personas con síntomas.

El + vist

El + comentat