PANDÈMIA

Los anticuerpos que protegen del covid duran al menos cinco meses

Un estudio muestra que las formas leves de la enfermedad también pueden responder neutralizando el virus

La mayoría de personas que pasan el covid-19 de manera leve o moderada generan anticuerpos capaces de neutralizar el virus como mínimo hasta cinco meses después del inicio de los síntomas. Esta es la conclusión de un estudio hecho a partir de muestras de sangre de 30.082 enfermos en el Hospital Mount Sinai de Nueva York. Los resultados del estudio, que contradicen algunos trabajos anteriores, se han publicado en la revista Science.

“A pesar de que hay estudios que sostienen que los anticuerpos contra este virus desaparecen rápidamente, nosotros hemos encontrado justo lo contrario”, explica en un comunicado Florian Krammer, investigador de la Icahn School of Medicine del mismo hospital, uno de los autores de la investigación. Los científicos han comprobado que, efectivamente, el 92,88% de los pacientes estudiados, entre los cuales hay asintomáticos y un 5% de hospitalizados, generan niveles altos de anticuerpos. El resto también generan, pero en menos cantidad.

Estos resultados indican una cosa muy diferente de lo que concluía un estudio publicado en junio en la revista Nature Medicine, que había observado que los anticuerpos del 40% de los enfermos asintomáticos desaparecían al cabo de ocho semanas. A pesar de que este otro estudio se había usado en algunos ámbitos como referencia para la duración de la inmunidad, se trata de un trabajo que solo analizó los casos de 37 personas. Además, el tipo de anticuerpos que había estudiado no tenían capacidad de neutralizar el patógeno: atacaban la proteína NP del virus, que se encuentra en el interior del microbio o, también, en las células infectadas, y un trocito muy pequeño de la proteína S que el virus utiliza para entrar en las células.

La proteína S

Estos anticuerpos pueden reducir la multiplicación del virus, pero difícilmente la pueden impedir, porque no intervienen directamente en el mecanismo que utiliza el SARS-CoV-2 para acceder al interior de las células. El nuevo estudio, en cambio, ha analizado unos anticuerpos capaces de adherirse a la proteína S, de forma que son capaces de bloquearlo y evitar la infección.

Los resultados del estudio indican que, del 7,12% de pacientes que generan niveles bajos de anticuerpos, la mitad son capaces de neutralizar el virus. Del 92,88% restante que producen cantidades altas de anticuerpos, casi todos tendrían esta capacidad neutralizadora. En total, el 94% de las personas estudiadas habrían generado niveles lo suficientemente altos como para bloquear el virus. Los científicos lo han comprobado en 120 de las muestras de anticuerpos que han combinado con virus en el laboratorio. Las cantidades observadas, además, son superiores a las que se ha visto que protegen a los macacos de la infección por SARS-CoV-2. Según los autores, estos datos indican que la probabilidad de reinfección es baja y que, en caso de producirse, lo más probable es que se trate de una forma leve de la enfermedad.

Seguimiento de pacientes

Por otro lado, los niveles de anticuerpos detectados se han mantenido estables durante los tres primeros meses después de la infección y han disminuido ligeramente al cabo de cinco meses, que es el tiempo material del que ha dispuesto el estudio. Esto se ha comprobado en 121 pacientes. Los científicos, como es natural, tienen la idea de seguir a estos mismos pacientes para comprobar hasta cuándo se mantienen los niveles de anticuerpos con capacidad neutralizadora. “Estos resultados pueden contribuir a la gestión de la pandemia y ser útiles para el desarrollo de vacunas”, apunta en un comunicado Carlos Cordon-Cardo, médico e investigador del Hospital Mount Sinai y también autor del estudio.

“Es un trabajo de mucha calidad científica”, comenta Benito Almirante, jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. “Además, como se ha hecho con un gran volumen de personas, se trata del estudio más importante sobre la inmunidad del covid-19 hecho hasta hoy”, destaca. Almirante también piensa que los resultados son importantes porque “muestran que la reinfección es poco probable y que, si las vacunas pueden generar una respuesta como la de la infección natural, esta respuesta puede durar como mínimo cinco meses”.

Más allá de los resultados del estudio, que aportan un punto de optimismo a la complicada situación actual de la pandemia, es interesante tener en cuenta que, aunque los anticuerpos desaparezcan al cabo de un tiempo, la capacidad del cuerpo de estar protegido de una infección por coronavirus podría no desaparecer. Los anticuerpos son una de las estrategias que utiliza el cuerpo para protegerse de los virus, pero hay otras. Los llamados linfocitos T asesinos son una de las más brutales y efectivas: su tarea consiste en anihilar directamente las células infectadas y, con esto, eliminar los centenares o miles de partículas virales que las infectan. Ya hace 50 años que se sabe que la inmunidad humana contra los virus se basa en estas células asesinas. “Estos linfocitos pueden estar presentes mucho tiempo y ofrecer protección aunque no haya anticuerpos”, confirma Manel Juan, jefe del servicio de inmunología del Hospital Clínic de Barcelona, que también destaca la calidad y relevancia del trabajo publicado en  Science.

El + vist

El + comentat