Las demandas de tratamiento por adicción a la cocaína aumentan un 16% en Cataluña en los últimos tres años

Salud insiste en que la adicción a la heroína se mantiene estable

Las demandas para empezar un tratamiento contra la adicción a la cocaína han crecido un 16% entre el 2016 y el 2018 en Cataluña, según el último informe de la Agencia de Salud Pública de Cataluña. El año pasado el organismo atendió 3.338 casos relacionados con el consumo de esta sustancia. Sin embargo, la mayoría de tratamientos suministrados, un 42% del total, son para personas alcohólicas que han pedido ayuda para superar esta adicción. De hecho, el responsable de Salud Pública de Cataluña, Joan Guix, remarcó el cambio de tendencia de los últimos 30 años en Cataluña: en 1992 un 53% de los tratamientos eran por adicción a la heroína, que ahora supone únicamente un 11,9% de los atendidos por los servicios de la Agencia, mientras que las demandas de tratamiento por adicción al alcohol se han triplicado desde ese año, pasando a ser las mayoritarias en Cataluña.

Guix ha insistido en que, a pesar de la "percepción social" que últimamente ha repuntado el consumo de heroína en Cataluña, los datos de la Agencia Catalana de Salud constatan que las demandas para este tipo de tratamiento continúan "estables". El secretario de Salud Pública explicó que esta percepción puede ser fruto "de una visibilidad más elevada" de los heroinómanos en un punto concreto, a que han "aumentado" las intervenciones policiales de droga y, sobre todo, a "la epidemia" que sufren los Estados Unidos, con casos de pacientes consumidores de opioides que han terminado enganchándose a la heroína.

El perfil de los consumidores de cocaína: la mayoría tienen trabajo e hijos

El año pasado 1.607 heroinómanos pidieron ser tratados en Cataluña. Sólo un 11% de los casos eran nuevos consumidores. Ahora bien, Yeso destacó la vulnerabilidad de este colectivo: sólo un 15% tiene trabajo y un 21% está en la cárcel. En cambio, un 49% de los pacientes adictos a la cocaína atendidos el año pasado tenían trabajo e hijos y un 86% disponían de residencia estable.

Ocho de cada diez de los atendidos son hombres, de unos 38 años de media de edad, que empezaron a consumir cocaína esporádicamente a partir de los 21 años. En el caso de la heroína, nueve de cada diez de los pacientes son hombres y piden ayuda, en promedio, a los 41 años, aunque su contacto con esta droga comenzó hacia los 23 años.

Més continguts de

El + vist

El + comentat