Cargas y material urbano quemado en un intento de triple desalojo en el Raval

Los agentes han echado a dos mujeres y a un menor pero el sindicato asegura que ha "recuperado" el piso

Un nuevo intento de desalojo en el barrio del Raval de Barcelona ha acabado este anochecer con disturbios, cargas policiales contra los vecinos e incendios del mobiliario urbano. El Sindicato de Inquilinos ha alertado esta tarde que los Mossos d'Esquadra se han personado en la calle Bisbe Laguarda de Barcelona para llevar a cabo un "desahucio cautelar en tres viviendas". Se trata de un desahucio en el cual, según aclaran fuentes del sindicato, "no había proceso judicial abierto" porque es una "okupación reciente". El propietario del inmueble, según el sindicato, es el fondo de inversión inmobiliaria Sanolda Invest S.L.

Los Mossos aseguran a este diario que el incidente ha empezado por la mañana, cuando ha saltado la alarma de uno de los pisos. Una patrulla de paisano ha ido hasta el inmueble y ha identificado a una da madre de familia, con un menor y una mujer mayor a su cargo. "Los agentes han comprobado que no había ningún indicio de que la familia viviera allí", aseguran desde la oficina del portavoz del cuerpo. A continuación, los agentes han informado del hecho que la propiedad había puesto una denuncia. Los Mossos no han sabido aclarar al ARA si la familia tenía o no tenía un informe de vulnerabilidad, ni tampoco si los agentes que se han personado en la actuación lo han pedido o no. También aseguran que las actuaciones, que por la tarde se han intensificado con la presencia de antidisturbios para hacer efectivo el desalojo, se centraban solo en un inmueble y no en tres, como asegura el sindicato.

Por su parte, miembros del sindicato han explicado al ARA que los agentes han intentado echar "a dos familias vulnerables y a un grupo de jóvenes" que se habían instalado en otra vivienda. Las mismas fuentes mantienen que el cuerpo ha actuado sin haber pedido el informe de vulnerabilidad a los ocupantes, tal como indica el decreto antidesahucios del Govern. Los agentes habrían conseguido echar de uno de los pisos a una madre de familia con un menor y una mujer mayor a cargo suyo. Finalmente, después de varios momentos de tensión, el sindicato ha avisado que el desahucio quedaba parado: "Desahucios parados, viviendas recuperadas. Gracias a la fuerza de la gente", han declarado.

Antes, sin embargo, los disturbios en la calle entre los antidisturbios y los vecinos habían llegado a subir bastante de tono y algunos testigos han conseguido grabar incluso empujones y golpes.

Las protestas también han requerido la intervención de los bomberos por un incendio en la calle. Además, algunos testigos han asegurado en las redes sociales que alguno de los ocupantes de uno de los pisos habría amenazado con saltar por el balcón si la policía entraba en el piso.

El + vist

El + comentat