Perros con trineo sobre el agua debido a una primavera con mínimos históricos de hielo en el Ártico

La semana pasada la temperatura se situó 20 grados por encima de lo normal en Groenlandia

Trineos que se desplazan por el agua en vez de hacerlo por la nieve: la imagen viral que demuestra la catástrofe climática en el Ártico / Steffen Olsen / AFP

Esta semana se ha hecho viral esta impactante fotografía que un investigador del Servicio Meteorológico de Dinamarca (DMI) tomó en el noroeste de Groenlandia. La imagen, que fue tomada el 13 de junio, muestra un trineo arrastrado por perros avanzando por el hielo fundido. El objetivo de la expedición era recoger instrumental de monitorización oceanográfico y meteorológico en el hielo marino.

Parece que los perros se deplacen sobre el mar cerca de la costa, pero en realidad lo están haciendo sobre una capa de hielo en la que el agua fundida ha aflorado a la superficie. Según el técnico del Servicio Meteorológico de Dinamarca, Rasmus Tonboe, “el rápido deshielo sumado a la baja permeabilidad del hielo y a algunas grietas hacen que el agua aflore a la superficie”. El autor de la fotografía, Steffen M. Olsen, ha explicado en Twitter que aunque en la imagen no se ve, debajo del trineo y los perros calculan que hay una capa de hielo de unos 1,2 metros, y a más profundidad una capa de unos 850 metros de agua.

Este deshielo se está produciendo a causa de la subida de la temperatura en la zona durante las últimas dos semanas. En la localidad de Qaanaaq, situada en este área, se llegó la semana pasada a 17,3ºC, una temperatura realmente alta en esta época. Según datos del Centro Europeo de Predicción la semana pasada el termómetro llegó a situarse más de 20 grados por encima de lo que suele ser habitual en esta época tanto en Groenlandia como en puntos de Islandia.

Durante toda la primavera la extensión de hielo en el Ártico se ha situado en torno a mínimos históricos: en el mes de abril la extensión media de superficie helada bajó hasta 13,45 millones de kilómetros cuadrados, el valor más bajo jamás registrado en este momento del año, una extensión 1,24 millones de kilómetros cuadrados inferior a la media del periodo 1981-2010.

El color blanco del hielo tiende a rebotar mucha de la luz solar que le llega, de modo que el hecho de que a principios de verano la capa blanca sea claramente inferior a lo habitual puede provocar más absorción de luz solar durante las próximas semanas en la zona, y por lo tanto más fusión de hielo. Es una dinámica que se retroalimenta y que hace pensar en la posibilidad de que este año se supere el mínimo histórico de extensión de hielo en el Ártico, que data de finales del verano de 2012.

No hay duda de que buena parte del impacto que nos provoca la imagen se debe sobre todo al choque de ver un trineo arrastrado por perros sobre el agua, cuando normalmente los vemos sobre hielo. El autor de la fotografía ha confesado en Twitter que la imagen se ha convertido más en un fenómeno simbólico que científico.

Més continguts de