Destrozos y acusaciones de racismo contra el decorado de la plaza del Nord de las Fiestas de Gràcia

Los vecinos señalan La Nueva usurpada por los disturbios y las familias okupas se desmarcan

El decorado de un poblado indio ha atizado el conflicto entre los vecinos del barrio barcelonés de Gràcia y colectivos okupas próximos a la plaza del Nord. Una decena de personas relacionadas con la casa ocupada situada en la plaza, La Nova usurpada, han destrozado el decorado este jueves por la noche mientras proferían consignas antirracistas. "Un par de personas comenzaron a estirar los atrapa-sueños y rompieron el cartel de la entrada", explica al ARA la cabeza de decorado, Marco Ramos. Los vecinos de la plaza, indignados ante los hechos, han madrugado y ya han arreglado los elementos dañados con el apoyo de vecinos de otras calles.

La Guardia Urbana se desplazó al lugar de los hechos a las 22:30 h e identificó a dos personas. Las tensiones ya empezaron hace días, cuando una persona intentó romper una parte del decorado mientras los vecinos lo montaban y los calificó de racistas.

Los vecinos señalan La Nova usurpada, pero la decena de familias que viven en ella muestran su sorpresa ante los disturbios y se desmarcan del tema. Aseguran que los autores de los destrozos son personas que vienen a hacer actividades culturales a la casa, pero que no viven en ella. "Las caras que visteis ayer en la plaza no las verá aquí", asegura una de las residentes de La Nova Usurpada. Aunque admiten que estaban disconformes con la temática porque lo encontraban una caricatura de los nativos americanos, decidieron respetar el trabajo de los vecinos. No esconden su preocupación: "Aquí viven familias y niños, personas migrantes, con situaciones complicadas. Tenemos avisos de desahucio. Somos personas tranquilas y no queremos que nos vean como unos salvajes. Esto nos afecta negativamente".

Una banalización para unos, un homenaje para los demás

La temática ha generado polémica. "Se sienten muy ofendidos porque creen que es una banalización, cuando nosotros queríamos hacer un homenaje", dice Ramos sobre el decorado bajo el cartel con el título 'Reserva del Norte' que da la bienvenida. Cree que el término 'reserva' es un punto de conflicto: "Encuentran violenta la reserva porque simboliza la colonización, cuando nosotros queríamos hacer un juego de palabras con la reserva natural y el espacio reservado". "Hemos tratado el tema con mucho cuidado", dice Gemma, vecina y organizadora, que explica que invitaron a una descendiente de la tribu paipai que les felicitó por el tratamiento del tema.

Sin embargo, los vecinos atribuyen los disturbios a que este grupo ha querido buscar "un punto de conflicto", y Ramos admite la dificultad de hablar de un tema así con un lenguaje descolonizado y explica los esfuerzos de los vecinos por ser el máximo de cuidadosos posible con las etnias amerindias: "Intentamos no usar la palabra 'indio', son americanos, pero está en nuestro imaginario. Yo he leído Peter Pan. John Brown era un pequeño indio".

A pesar de la indignación, los vecinos defienden la libertad de expresión de estos grupos. De hecho, los organizadores de las Fiestas de Gràcia han ofrecido un espacio a los críticos con el guarnecido "para que puedan explicar por qué se han sentido ofendidos", según ha explicado la presidenta de la Fundació Festa Major de Gràcia, Carla Carbonell. Ramos, sin embargo, asegura que ya se les invitó a participar en un espacio de diálogo para que explicaran su punto de vista y no asistieron. También les invitaron a cambiar el texto de la exposición fotográfica que se encuentra dentro del decorado.

Las tensiones vienen de lejos

Es el primer año que la plaza del Nord se decora. Los años anteriores, colectivos relacionados con casas okupas utilizaban el espacio para organizar fiestas alternativas y habían causado molestias entre los vecinos. Por ello, los vecinos se han acabado decidiendo a organizar una fiesta que querían que fuera "inclusiva", dice Gemma. Algunos vecinos creen que las acusaciones racistas son una excusa y que han sentido que se les ha usurpado el espacio.

Los vecinos están inquietos por la convocatoria de una acción antirracista de La Nova usurpada y otros colectivos en la plaza del Norte para este viernes y este sábado, que también estaba convocada ayer.

Més continguts de

El + vist

El + comentat