Detenido un hombre que trabajaba de enfermero sin serlo

Un colegiado destapó al impostor cuando vio que usaba su número

Si en la primera oleada del covid-19 se denunciaron a al menos dos personas en Catalunya que se hicieron pasar por médicos sin serlo, en esta segunda oleada ha aparecido un enfermero impostor. Los Mossos d'Esquadra han detenido a un hombre en Terrassa que trabajaba de enfermero sin serlo porque utilizaba un número de colegiado que no era suyo. Fue este colegiado el que destapó al impostor. El 9 de octubre denunció que un hombre al que no conocía había usado su número del Colegio de Enfermeros para trabajar. El afectado lo supo porque una empresa de ambulancias que había contratado al impostor, después de detectarle un comportamiento extraño, comprobó que había dado el número de colegiado de otra persona.

El representante de la empresa de ambulancias explicó a los Mossos que, debido a un gran volumen de trabajo, había contratado al enfermero que ha resultado ser un impostor. Con el número de colegiado que dio había empezado a trabajar pero la empresa sospechó rápidamente de él porque no parecía conocer el trabajo y buscaba excusas cuando le pedían documentación que todavía no había entregado. Ante la insistencia por los papeles, el hombre entregó un currículum y también una fotocopia de la ficha colegial que, después de unas gestiones, se comprobó que había sido falsificada. Además, se descubrió que el número de colegiado que había dado correspondía a otra persona.

Se había hecho pasar por policía

Los Mossos averiguaron que el hombre no solo había trabajado en aquella empresa de ambulancias sino que había hecho lo mismo con tres compañías más del mismo ramo. En todos los casos habían sido trabajos puntuales de pocos días en los que el hombre había generado desconfianza porque los compañeros habían detectado su falta de experiencia. Cuando los agentes investigaron su historial criminal en las bases de datos, vieron que el impostor ya tenía seis antecedentes por hacerse pasar por policía y llevar unas credenciales falsas para identificarse. Los Mossos lo detuvieron el 16 de octubre cuando iba vestido con el uniforme de sanitario para dirigirse a una entrevista de trabajo.

El hombre tiene 35 años, es de nacionalidad española y vecino de Mataró. La policía le atribuye un delito de intrusismo profesional y otro de falsificación de documento público, oficial o mercantil. El impostor pasó a disposición del juzgado de guardia de Terrassa, que lo dejó libre con cargos.

El + vist

El + comentat