Un informe forense confirma que Roger Español perdió un ojo el 1-O por el impacto de una pelota de goma

El juez ya ha interrogado ocho escopeteros para identificar al autor del disparo

El juez que investiga las cargas policiales durante el 1-O en Barcelona ya tiene encima de la mesa el informe forense sobre las lesiones sufridas por Roger Español, el hombre herido en el ojo en la escuela Ramon Llull. Los peritos que han analizado sus lesiones concluyen que el votante perdió el ojo por el impacto de una pelota de goma. Precisamente este jueves el magistrado ha citado a declarar a todos los escopeteros que estaban cerca de la zona en la que cayó herido Español.

Según el informe, al que ha tenido acceso el ARA, las lesiones en el ojo de Español "son compatibles con un impacto a gran velocidad probablemente de una pelota de goma". Aunque ni la fiscalía ni ninguna otra parte del caso había puesto en duda hasta ahora este extremo, el pasado martes el abogado de algunos de los escopeteros investigados cuestionó el origen de la lesión, recordando que en la zona donde Español había resultado herido habían lanzado objetos y que sus clientes habían sido "apedreados" por los votantes. De hecho, los agentes interrogados hasta ahora han defendido el uso de pelotas de goma del 1-O por el "odio extremo" que aseguran que demostraban los votantes.

Localizado pero no identificado

Las acusaciones han conseguido localizar en las imágenes que tienen del momento de los hechos el agente que disparó el tiro que impactó en Español pero de momento no han conseguido identificarlo porque en los vídeos no se ve su número de identificación. Por ello el juez ha citado a declarar a todos los escopeteros que estaban cerca del punto donde cayó lesionado el hombre.

Los cuatro primeros agentes que declararon el pasado martes aseguraron haber disparado procurando que la bala rebotara en el suelo y a una distancia de 50 metros, como establece el protocolo, aunque los peritos que han analizado las imágenes que tiene el juez del caso concluyen que esta distancia era tan sólo de 10 a 15 metros, que algunas armas se dispararon en horizontal y sin apuntar al suelo y que el contexto en el que se produjeron los disparos no era de peligro para los agentes.

Este viernes declarará el inspector que estaba al cargo del dispositivo en la escuela Ramon Llull y que es quien habría dado la orden de disparar pelotas de goma ese día.

Més continguts de

El + vist

El + comentat