Los jóvenes destinan un 120% de la capacidad adquisitiva a pagar un alquiler medio

La tasa de emancipación cae por debajo del 25%, el nivel más bajo de la historia en Cataluña

Irse de casa de los padres es cada vez más difícil "y además esta situación se está normalizando". Esta es la denuncia que ha hecho pública el Consell Nacional de la Joventut de Catalunya (CNJC) -que agrupa las entidades juveniles catalanas- y que ha recogido por primera vez en un informe las cifras que constatan el grave problema socioeconómico que representa para el colectivo el acceso al mercado de la vivienda. Según el informe Radiografía: Jóvenes arrendatarias y derecho a la vivienda 2020 -desarrollado con el Observatori DESC-, los jóvenes tienen que destinar casi el 120% de su capacidad adquisitiva a pagar un alquiler medio. "Una tarea imposible; y algo muy grave si se tienen en cuenta las recomendaciones europeas que dicen que lo que se tendría que destinar a la vivienda es, como máximo, el 30% o el 40% del sueldo", ha apuntado Guillem Chirino, portavoz del CNJC.

El informe constata que solo un 24% de los jóvenes de entre 16 y 29 años pueden emanciparse en Cataluña: se trata de la cifra más baja de la historia. Los datos todavía son más graves en España, donde poco más del 19% de los jóvenes de esta edad viven de manera independiente, mientras que en 2008, justo antes de que estallara la burbuja inmobiliaria, la cifra llegaba al 32%. Ahora mismo en Europa la media es del 31%.

Como siempre, detrás de los datos fríos hay historias reales, como la de Núria Castellà. Ella no improvisó, al contrario: esperó a tener la carrera y el posgrado acabados y también a conseguir dos trabajos (uno por la mañana y otro por la tarde). Fue entonces cuando decidió independizarse. Unos años más tarde, sin embargo, tuvo que volver a casa de su madre porque su compañera de piso se fue y, con sus ingresos, "no podía pagar sola el alquiler". "Ahora con 28 años sigo en casa de mi madre -reconoce- y me toca lidiar con la frustración de saber que la sociedad te dice que a los 25 ya tendrías que estar manteniéndote con tus propios recursos, pero la realidad es que es casi imposible", lamenta.

"Te sientes un fracasado cuando no llegas"

Núria ahora se lo piensa dos veces: "Ahora tengo un trabajo a jornada completa pero viendo el panorama laboral y el del mercado de alquiler no tengo claro que no me vuelva a pasar lo mismo si lo intento", explica. De hecho, entre los jóvenes que han conseguido independizarse, el 43% aseguran tener dificultades para llegar a finales de mes. "No se trata solo de los datos cuantitativos", apunta Chirino, que añade: "Los datos cualitativos también son muy duros". El informe subraya la incertidumbre vital en la que se encuentra este colectivo: el 56% de los que viven emancipados creen que tendrán que cambiar de piso el próximo año o cuando los toque renovar el alquiler, y el 76% reconocen que no pueden vivir en el barrio o municipio donde querrían por una cuestión económica.

El informe recoge consecuencias vitales todavía más duras y subraya que, en 2017, cuatro de cada diez jóvenes emancipados de entre 15 y 34 años manifestaban haber sufrido tristeza o angustia por esta situación habitacional. El 34% admitían haber cancelado o atrasado proyectos personales o profesionales, y el 24% se planteaban probar fortuna en otro país. El 18% de los jóvenes admitían haber atrasado ya el pago de alguna factura, y exactamente el mismo porcentaje reconocían tener más problemas y disputas familiares por esta cuestión. Y todavía hay más: un 16% aseguraban haber dejado o pospuesto los estudios para poder pagar la vivienda y otro 13% admitían haber reducido el consumo de alimentos básicos para hacer frente al alquiler.

"Te sientes un fracasado cuando ves que no llegas; es así", lamenta Núria. Las entidades de jóvenes señalan que la situación todavía ha empeorado más con la crisis del coronavirus. "Hemos llegado a un punto en el que parece que los que se emancipan son unos 'privilegiados' cuando es un derecho poder iniciar un proceso vital como el que representa desarrollarte como persona", ha sentenciado Chirino.

Más políticas específicas

Ante esta situación, los portavoces del CNJC han presentado su informe al presidente del Parlament, Roger Torrent. Los jóvenes reclaman un debate profundo en la cámara que sirva para plantear más políticas de vivienda destinadas a los jóvenes y más oferta de pisos de protección oficial para jóvenes. En el informe los jóvenes también piden al Govern que haga cumplir con sanciones las actuales leyes de la vivienda y de contención de precios del alquiler. Torrent se ha comprometido a llevar el debate a la cámara, eso sí, pasado el 14 de febrero, después de las elecciones.