El dueño de un local okupado de la calle Aragó embiste unos jóvenes con el coche

Los Mossos han detenido al conductor y ha habido que atender a un chico por una crisis de ansiedad

JORDI MUMBRÚ / EUGÈNIA CARDONA

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un hombre que hacia las 10.15 ha intentado entrar con el coche en su local de la calle Aragó número 487, que había sido ocupado este martes. En el momento de los hechos, unos jóvenes estaban en la puerta detrás de una mesa que habían instalado. El dueño del local ha acelerado con su Audi y ha intentado entrar por la fuerza. Los chicos han intentado impedirlo poniéndose delante del vehículo, pero el hombre ha acelerado y la mesa y los chicos han caído al suelo. "Hemos intentado bajar la persiana pero no hemos podido", explica Ona, una chica que estaba en la puerta en el momento de los hechos. Según explica, "también había cinco gorilas" que ayudaban al conductor y que han conseguido entrar dentro del local, un antiguo taller mecánico que según los jóvenes hacía más de 10 años que estaba abandonado.

La Guàrdia Urbana y los Mossos han llegado enseguida. Han detenido al conductor y han identificado a todos los implicados. Después han hecho un cordón policial para separar los unos de los otros y evitar cualquier enfrentamiento. También han llegado cuatro ambulancias. Los servicios sanitarios han atendido dentro del mismo local un chico que a raíz del intento de atropello ha sufrido una crisis de ansiedad. El chico ha tenido que ser  trasladado a un CUAP, según fuentes del Sistema de Emergencias Médicas (SEM). Por la tarde, el chico ya había recibido el alta. Fuentes de la policía catalana explican que el detenido, el dueño del local, no había denunciado la okupación del establecimiento.

"A ver cuántos salís vivos de aquí"

Los jóvenes, en cambio, sí que habían denunciado a "los gorilas" porque los habían amenazado después de que okuparan el local. Según consta en la denuncia hecha ante los Mossos d'Esquadra y a la cual ha tenido acceso el diario ARA, los jóvenes denuncian que uno de los hombres les dijo: "A ver cuántos salís vivos de aquí, vendremos muchos". Las amenazas se produjeron el miércoles. Primero había llegado el dueño del local e intentó echarlos sin tener ninguna orden judicial. Según consta en la denuncia, también había "un grupo de neonazis" que estuvieron toda la mañana vigilándolos y "pasándose el dedo por el cuello" haciendo el gesto de cortarlo y "escupiendo al suelo mirando fijamente".

La Mecánica, que es el nombre que los jóvenes habían puesto al espacio, había sido ocupada por el Sindicato de Barrio del Eixample Dret, la Red de Apoyo de la Sagrada Familia y la Comuna de Alimentos y ya había empezado a recoger comida entre los vecinos y los comercios del entorno para distribuirlos entre los vecinos que no tienen recursos. Este tipo de iniciativas han proliferado entre los movimiento sociales durante los últimos meses debido a la situación de pobreza que ha agravado la crisis del coronavirus.

Los jóvenes okupas del inmueble han podido volver entrar este mediodía, después de que marcharan los mossos y los hombres que pretendían recuperar el espacio. Los chicos tenían previsto mantener las actividades preparadas y esta misma tarda hacer un taller de salsa. Este sábado tienen previsto seguir con la recogida de alimentos para personas necesitadas. 

El + vist

El + comentat