Un 8% de los menores con covid lo han transmitido a sus familias

Un estudio del Vall d'Hebron y la atención primaria confirma que la mitad de los niños son asintomáticos

El hecho de que el contagio de coronavirus en un menor de edad se convierta en el desencadenante de un brote familiar es posible, pero muy puntual. En la mayoría de los casos, son los adultos los que contagian el virus a los niños y preadolescentes. Así lo constata un estudio elaborado por el Hospital del Vall d'Hebron y un centenar de pediatras de atención primaria, que concluye que solo un 8% de los 1.081 niños diagnosticados con covid entre el 1 de julio y el 31 de octubre en Catalunya transmitieron el virus dentro de su núcleo familiar. En total, 86 niños pueden considerarse el caso índice de un brote familiar en Catalunya. En el caso de los adultos, la cifra llega hasta el 72,4%. 

Los investigadores aseguran que el estudio confirma que los menores de edad son poco transmisores del coronavirus. En 783 casos pediátricos analizados -de 0 a 18 años-, además de los 3.515 contactos familiares de estos positivos se identificó que un adulto de la familia en contacto directo con él se había contagiado -o tenía síntomas clínicos- antes que el menor. "El estudio prospectivo reafirma que los niños son menos transmisores del coronavirus que los adultos en el entorno domiciliario, como ya apuntaba la primera parte del estudio, en pleno confinamiento", dice Pere Soler, jefe de la Unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría del Vall d'Hebron.

La parte prospectiva del estudio ha incluido 1.081 pacientes de 0 a 18 años con diagnóstico de covid confirmado por laboratorio y atendidos por sus pediatras de atención primaria, "que han sido los encargados de recoger todos los datos de los casos y sus contactos intradomiciliarios", informa la doctora Anna Gatell, del equipo de pediatría territorial Alt Penedès-Garraf y representante del grupo de pediatras de atención primaria. El estudio epidemiológico lo han completado pediatras de primaria y de diferentes hospitales con una encuesta a las familias con casos pediátricos de coronavirus. 

En la primera parte de este estudio, que se presentó en agosto y que analizaba los diagnósticos entre el 1 de marzo y el 31 de mayo, las conclusiones apuntaban que un 3,4% de los pacientes pediátricos fueron transmisores dentro de su núcleo familiar. Entonces Soler ya afirmaba  que los niños que sufrían la enfermedad eran menos transmisores del virus que los adultos en el entorno familiar, a pesar de ser un ámbito de mucha proximidad y donde es difícil mantener las medidas de seguridad. "Ahora constatamos que la libre circulación de los niños y el retorno a las escuelas no han supuesto una transmisión más grande por parte de ellos", asegura Soler. "La afectación en los menores de edad de Catalunya sigue siendo escasa después del periodo de confinamiento, con los niños con plena movilidad", valora la jefa de servicio de medicina preventiva y epidemiología del Vall d'Hebron, Magda Campins. 

Maestros y alumnos se contagian el doble fuera de la escuela que dentro

La segunda parte del estudio se ha hecho durante los meses de verano y hasta completar las primeras siete semanas después del inicio del curso escolar. Es decir, antes de la segunda oleada. La inmensa mayoría de los pacientes pediátricos analizados han sido casos secundarios, apunta Soler, puesto que el domicilio es un espacio con una carga de enfermedad considerable. "Seis de cada diez convivientes de los núcleos familiares participantes en el estudio han sido diagnosticados de covid con confirmación microbiológica", explica Soler. El núcleo familiar es uno de los principales espacios donde se transmite la enfermedad, con el 62,2% de PCR positivas (2.161) de las 3.515 realizadas en este ámbito.

Asintomáticos y pocas hospitalizaciones

El estudio también confirma que el 47% de los niños infectados de covid estudiados (506) son asintomáticos. Entre los que presentan síntomas, el 70% sufrieron fiebre y el 37% tos. El dolor de cabeza (24%), la fatiga (24%) y las diarreas (16%) fueron los otros síntomas más frecuentes. "Casi la mitad de los niños y niñas con infección son asintomáticos, y se ha observado que el número de niños que requieren un ingreso hospitalario por covid sigue siendo muy bajo", señala el médico Antoni Soriano, de la unidad de patología infecciosa e inmunodeficiencias de pediatría e investigador del grupo de investigación de Infección en el Paciente Pediátrico inmunodeprimido de VHIR.

Solo un 2,5% de los pacientes pediátricos (27 de una muestra de 1.072) requirieron hospitalización del 1 de julio al 31 de octubre, mientras que en el estudio retrospectivo (del 1 de marzo al 31 de mayo) fueron un 19%, con una  edad mediana de 12 años. En la presentación de la primera parte del estudio, en agosto, los investigadores aseguraron que la mayoría de los ingresos se hacían por el principio de precaución, ante cualquier sospecha de enfermedad respiratoria.

A los bebés y niños de muy corta edad se los considera clásicamente pacientes de riesgo más alto desde un primer momento, mientras que al resto solo se los considera grupo de riesgo si tienen cardiopatías congénitas graves o pneumopatías graves, excluyendo el asma. Un total de 118 niños (11%) presentaban comorbididades  u otras enfermedades previas, sin que estas enfermedades hayan supuesto un aumento del riesgo de ingreso.

De los 1.081 niños diagnosticados con covid entre el 1 de julio y el 31 de octubre, el 99,2% se recuperaron totalmente. Solo cinco tuvieron secuelas y no se ha registrado ninguna defunción. A partir de ahora, los investigadores se centrarán en intentar explicar por qué algunos niños infectan a otros niños e infectan a adultos pero otros no transmiten el virus.

El + vist

El + comentat