Impulsan un plan para movilizar viviendas desocupadas en el ámbito rural

Se quiere fomentar la rehabilitación y el acceso a la vivienda para ayudar a paliar el despoblamiento

El departamento de Territorio y Sostenibilidad impulsará un programa para la movilización de viviendas en el mundo rural. Tal como ha explicado desde el Parlament el conseller  Damià Calvet, se trata de una "propuesta para vivir y trabajar en los municipios pequeños", muchos de los cuales viven un contexto "de estancamiento y envejecimiento", pero en los cuales "hemos detectado un movimiento incipiente de nuevos residentes".

El programa se enmarca dentro de la iniciativa rehabilitem.cat, que tiene que ser "un programa completo de concertación institucional, de colaboración público-privada que tiene que contar con el conocimiento de actores reconocidos del gremio de arquitectos, aparejadores e ingenieros", ha dicho Calvet. En los municipios pequeños "encontramos viviendas o solares vacíos que no están en el mercado" por la "falta de conservación del parque de edificios, muchos en desuso", ha detallado Calvet. Por este motivo, desde el Departamento de Territorio y Sostenibilidad se impulsarán medidas basadas en dos ejes para frenar la pérdida de población: acciones de fomento de acceso a la vivienda y de fomento de la rehabilitación. "Queremos que la vivienda cumpla la función social, también en los municipios pequeños", ha enfatizado Calvet.

En cuanto a la rehabilitación, el conseller ha detallado que el programa impulsará medidas para fomentar la "rehabilitación estructural y energética; las actuaciones de mejora de los tejidos y tramas urbanas, y la conservación y mejora del patrimonio". El conseller ha dicho que "haremos primero una diagnosis para detectar los activos inmovilizados y después daremos incentivos para movilizar el parco vacío existente, asesorando a los ayuntamientos y particulares y estableciendo medidas fiscales y ayudas diversas. "Queremos resolver los obstáculos administrativos, jurídicos y de gestión", ha subrayado.

Por eso, el Govern destinará 2 millones para hacer pruebas piloto, "para detectar problemáticas, análisis de despoblamiento, el mal estado de las viviendas, las tramas del pueblo, déficits del alquiler, y las características de los propios municipios", ha dicho. El Programa actuará de la mano de ayuntamientos y entes locales, en los municipios de menos de 500 habitantes, y en los municipios de menos de 3.000 habitantes que tengan más de 10 núcleos de población. Los incentivos para rehabilitar viviendas rurales vacíos "se destinarán a la población local y a la nueva población que se encuentre en una situación de falta de acceso a la vivienda y que quiera convertirlos en primera residencia", ha dicho Calvet.

Un segundo eje del Programa será el fomento del acceso a la vivienda en los entornos rurales. En este sentido, el departamento trabaja para "definir diferentes modalidades de tenencia según cada caso, como por ejemplo masoveria rural, cesión de uso, derecho de superficie, alquiler, propiedad o propiedad compartida", ha avanzado Calvet.

Eficiencia energética

La rehabilitación de antiguos edificios desocupados en pequeños municipios tendrá que tener muy en cuenta la eficiencia energética, dado que todo el programa se enmarca en  la Agenda Verde de Catalunya 2030 y en las líneas de actuación definidas por el Govern para impulsar la recuperación económica post covid-19. La mejora de las viviendas y la calidad de los entornos urbanos también es uno de los ejes de la Agenda Urbana de Catalunya, actualmente en redacción.

"Uno de sus ejes", ha recordado el conseller, "es la acción climática. Las propuestas reconsideran los actuales modelos urbanos y plantean medidas para la transformación del tejido urbano y residencial para hacerlo más sostenible". Hay que tener presente que el sector residencial consume un 15% de la demanda final de energía, porque una parte importante del parque de viviendas está construido sin los requerimientos de eficiencia energética necesarios.

Además, "tenemos un reto enorme en la conservación y mejora de las viviendas", ha admitido. El parque residencial catalán está constituido por 3,9 millones de viviendas, de los cuales un 65% (2,5 millones) se construyó antes de 1980. Los inmuebles con más de 45 años de antigüedad tienen que someterse a una Inspección Técnica del Edificio (ITE) para analizar su estado de conservación y seguridad. "Las ITE han revelado que una parte destacada del parque de edificios de viviendas tiene deficiencias que requieren intervenciones correctoras importantes", ha comentado el conseller.

El + vist

El + comentat