El policía nacional de la patada voladora del 1-O se niega a responder ante el juez

Otro agente admite que le dio un golpe de porra a una votante para darle un "toque de atención"

Los dos policías nacionales identificados por una prueba pericial de los Mossos d'Esquadra como agresores de dos votantes del 1-O en el IES Pau Claris de Barcelona se han negado a responder a ninguna pregunta en el juzgado que los investiga. Uno de ellos es el agente que dio una patada voladora a un votante en las escaleras del centro, y el otro echó escaleras abajo a otra votante. Previamente, uno de los mossos que hizo el informe ha ratificado el documento.

En el informe policial, pedido por la acusación popular que representa la entidad pro derechos humanos Irídia y acordado por el juez instructor, se analizan a fondo varias imágenes para diferenciar la localización y la vestimenta de los antidisturbios que actuaron en las escaleras de ese lugar de votación.

La Fiscalía ha defendido la actuación policial, mientras que el abogado del Estado ha sido muy crítico con la prueba pericial, preguntando al mosso si tenía conocimientos médicos, y aconsejando a sus clientes que no respondieran ninguna pregunta. De hecho, ha sido la primera vez que policías nacionales investigados en esta causa no han respondido ninguna pregunta, porque hasta ahora solían responder las preguntas del juez, del fiscal y de su defensa.

Se da la circunstancia de que el agente de la patada voladora ya había sido investigado por otros hechos de aquel día y cuando declaró se le preguntó por la patada. A pesar de admitir que estaba ahí, negó los hechos concretos. Irídia presentó un escrito muy exhaustivo con capturas de pantalla que identificaban a este agente dando la patada voladora y después agrediendo a otra mujer. En el informe también se ve cómo otro agente sacudía a una votante que había sido empujada previamente escaleras abajo del centro. A raíz de este escrito el juzgado encargó a los Mossos d'Esquadra hacer un informe pericial sobre la cuestión.

Sin violencia

Uno de los antidisturbios de la Policía Nacional que actuó el 1-O en Barcelona ha admitido este viernes en el juzgado que golpeó en las piernas a un votante de la Escola Dolors Monserdà de Barcelona para darle un "toque de atención" porque no se apartaba y estaba grabando la actuación policial. En las imágenes se lo ve dando un golpe de porra a la víctima.

El agente, investigado por un delito contra la integridad moral, se ha reconocido en un vídeo donde se lo ve pegando con la porra a un manifestante que está de pie, para ensanchar la línea policial una vez los agentes ya estaban dentro del colegio electoral. Según han explicado fuentes de las acusaciones, el agente también ha admitido al titular del juzgado de instrucción número 7 que los concentrados en la escuela no ejercían ninguna violencia física pero sí "verbal", con "insultos xenófobos y racistas" a los antidisturbios.

De momento en el juzgado de instrucción número 7 de Barcelona hay un total de 63 investigados, 58 de los cuales policías nacionales. La actuación policial investigada causó 315 lesionados, 127 de los cuales están personados en la causa, formada por una pieza principal, centrada en la dirección y coordinación de la acción policial, y 27 piezas separadas, una por cada escuela afectada de la ciudad.

El + vist

El + comentat