Coronavirus

Illa propone criterios uniformes anticovid en las grandes ciudades de todo el Estado para poder aislar Madrid

Salut dice que Cataluña seguirá su propio plan de control y actuará antes de las cifras marcadas

"Madrid es España dentro de España. ¿Qué es Madrid si no es España?" La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, repitió esta frase hasta la saciedad el lunes de la semana pasada en la comparecencia conjunta con el presidente español, Pedro Sánchez, para intentar consensuar una respuesta conjunta a la segunda oleada del coronavirus. La respuesta ha tardado. Más de una semana de idas y venidas con amenaza velada de intervención incluida. Pero al final el gobierno español y la Comunidad de Madrid han llegado a un "principio de acuerdo" para activar nuevas restricciones en la zona más asolada por la pandemia. El problema ahora es que, por el camino, Ayuso ha conseguido salpicar la gestión del resto de comunidades, tal como pretendía hacer desde el principio. Una forma de evitar tener que aplicar las medidas por su propia cuenta, a pesar de que estén hechas ad hoc para la situación desbocada que viven la capital española y todos los municipios que la rodean.

El principio de acuerdo, en el marco de la mesa de diálogo entre las dos administraciones, prevé que en los municipios de más de 100.000 habitantes de todo el Estado se establezca un criterio "homogéneo" para aplicar restricciones tanto en la Comunidad de Madrid como en el resto de España. Ahora bien, será necesario que la propuesta se apruebe en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud previsto para este miércoles. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha detallado en rueda de prensa ya al atardecer, después de reunir de nuevo a la mesa de diálogo entre las dos administraciones, que la medida tiene una afectación sobre todo en la Comunidad de Madrid y que la intención es que la acepten el resto de consellers de Sanidad, en quienes de momento ha encontrado "buena predisposición".

Desde el departamento de Salud catalán insisten en que la prioridad es confinar Madrid y que antes de avalar los nuevos criterios tendrán que saber todos los detalles de lo que implica, a pesar de que recuerdan que la intención de Cataluña es aplicar medidas restrictivas mucho antes de llegar a la situación de la capital española, donde hay una incidencia de 781 casos por cada 100.000 habitantes los últimos 14 días. La consellera de Salud, Alba Vergés, ha defendido este miércoles en una entrevista a Catalunya Ràdio que las medidas del gobierno de Sánchez "no son el marco de referencia de Cataluña", puesto que se actuará mucho antes de llegar a los baremos marcados de casos de covid-19.

"Ya tenemos nuestro plan de control y a partir de eso continuaremos actuando", ha dicho. La consellera considera que el gobierno español ha disfrazado un "café para todos" de "acuerdo coordinado con Madrid" cuando es fruto de "la impotencia de actuar" de esta comunidad, que "está desbocada". "Madrid ha actuado tarde y lo que pasa ahí puede afectar a Cataluña", ha añadido.

Tres criterios para confinar

Los criterios para aplicar las restricciones en las grandes ciudades serán tres. En primer lugar, que haya una incidencia de contagios de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes. En segundo lugar, una positividad en las PCR superior al 10%. Y en tercer lugar, que el índice de ocupación de las unidades de cuidados intensivos sea superior al 35%. En la práctica, los municipios afectados son solo los de la Comunidad de Madrid. La capital española supera con creces todas estas situaciones, mientras que Barcelona –con una incidencia los últimos 14 días de 168 casos por 100.000 habitantes– está muy lejos de llegar a ellas.

El objetivo del gobierno español es que mañana se aprueben los criterios para que las nuevas restricciones, que todavía no ha detallado, entren en vigor "inmediatamente". De todos modos, Illa no ha detallado cuándo podrían hacerse efectivas en la Comunidad de Madrid. Sí que ha avanzado que seguirán tres parámetros: la limitación de la movilidad y de los contactos sociales; la limitación de los aforos, y el refuerzo en la capacidad hospitalaria y de detección precoz. Ahora bien, llegan en un momento en el que la sanidad madrileña está ya en una situación crítica, con las UCI al 41% y después de que los centros de salud hayan dejado de hacer pruebas PCR a los contactos estrechados de un positivo si no son convivientes, personas vulnerables o bien tienen síntomas de coronavirus.

Ninguna otra comunidad tiene las UCI por encima del 35%, a pesar de que Aragón, la Rioja y Castilla y León superan ya el 30%. La lista de municipios afectados se facilitará el miércoles después de la reunión técnica de la interterritorial y de la comisión de Salud Pública. Madrid ya tiene actualmente 45 áreas de salud con restricciones. El ministerio pedía extenderlas a toda la Comunidad, pero Ayuso se resistía por activa y por pasiva, mientras que hace semanas que otros gobiernos autonómicos, no solo el catalán, piden aislar la capital española para evitar la propagación del virus. Nueve días después de la entrada en vigor de las restricciones en los barrios de Madrid más golpeados por la pandemia, este martes han empezado a medio gas los cribajes masivos para saber la afectación real del coronavirus, que podría ser más alta.

El + vist

El + comentat