Los profesionales sanitarios empiezan a vacunarse del covid

Salud prioriza el personal que trabaja en urgencias, UCIs y servicios de enfermedades infecciosas

Los profesionales sanitarios de primera línea empiezan a vacunarse del covid-19. La consellera de Salud, Alba Vergés, ha anunciado este lunes por sorpresa que algunos trabajadores de la atención primaria y de los grandes hospitales, como el Vall d'Hebron, el Sant Pau o el Trueta de Girona, han empezado a recibir hoy la primera dosis de la vacuna de Pfizer. El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ha especificado que primero se vacunará a l personal que trabaja "en primera línea", es decir, en urgencias, unidades de cuidados intensivos (UCI) y servicios de enfermedades infecciosas, por su exposición continuada al virus. 

La inmunización de los sanitarios, pues, se está haciendo en paralelo a la de los residentes y trabajadores de los geriátricos, que arrancó a medio gas el 27 de diciembre pasado. Las autoridades sanitarias han explicado que 26 centros sanitarios, tanto públicos como privados, administrarán progresivamente la vacuna a sus plantillas siguiendo el "criterio de oportunidad" y vacunando primero a una mitad del equipo por si la vacuna causa temporalmente alguna baja por fiebre u otros efectos secundarios. 

A pesar de que los indicadores no acompañan el contexto de vacunación, que requiere que la propagación sea cuanto más baja mejor, la conselleria ha decidido incorporar ya en la campaña al otro gran grupo prioritario, el de los sanitarios, para "maximizar" la capacidad de vacunación y reforzar su protección. De hecho, su inmunización tiene dos grandes objetivos: el individual, que es evitar que enfermen gravemente, y el colectivo, que es blindar el sistema sanitario para evitar bajas y aislamientos masivos y proteger a los pacientes que se atienden.

"Disfunciones logísticas"

El anuncio, que ha sido del todo inesperado, llega un día después de que estallara la polémica sobre la lenta inmunización en las residencias por la falta de neveras adecuadas para mantener la temperatura de la vacuna y que el 1 de enero no se pusiera ninguna dosis porque era festivo. El secretario de Salud Pública ha dicho que asume todas estas "disfunciones logísticas" de la vacunación, como por ejemplo el retraso en la entrega de las dosis y las neveras específicas –retenidas en el Reino Unido por la nueva variante identificada– o las dificultades para obtener los consentimientos informados.

La falta de neveras para trasladar las vacunas hace imposible mantener el ritmo previsto de inmunidad

Con todo, Argimon ha asegurado que Catalunya vacunará cada día, también los festivos, para  "recuperar" el ritmo y que de momento se está "calentando" para llegar a los objetivos marcados: vacunar a 748.000 personas, entre usuarios y trabajadores de residencias y profesionales sanitarios, en el primer tramo del plan de vacunación, entre enero y marzo. El objetivo, de hecho, es poner 60.000 dosis semanales de media durante las próximas 12 semanas, a medida que vayan llegando más dosis de Pfizer y hasta que lleguen también las de Moderna, que tendrían que permitir acelerar la vacunación.

Según Salud, este lunes ya ha llegado el pedido de 60.000 vacunas de Pfizer previstas para cada semana y se han distribuido dos remesas de 33.000 dosis, priorizando las residencias. En este sentido, Argimon ha defendido que el país ya dispone de 250 mini frigoríficos, una cifra baja pero "suficiente" para la primera etapa de la estrategia. Según figura en el portal de contratación pública de la Generalitat, el ejecutivo ha comprado 1.500 contenedores isotérmicos para vacunas por valor de 502.150 euros y, cuando lleguen, habrá más entregas y, según el experto,  habría suficiente para toda la vacunación programada.

Argimon, molesto con las críticas

Sobre las críticas por el hecho de que Salud solo puso 7.744 dosis de las 60.000 previstas durante la primera semana de campaña, que ha coincidido con el festivo de Fin de Año, Argimon se ha mostrado visiblemente molesto y ha lamentado que haya una atmósfera "nerviosa" para juzgar un proyecto tan ambicioso "en solo cuatro días". "Esto es un maratón, es una carrera de fondo y no de cien metros", ha dicho, y ha recordado que el plan de vacunación se alargará todo el año. De hecho, el secretario ha vuelto a afirmar que "la inmunidad de grupo llegará a finales del otoño o la Navidad de 2021". 

Hasta el momento, los equipos itinerantes de enfermería formados para poner la vacuna en las residencias han administrado un total de 8.293 dosis de Pfizer en toda Catalunya. Alba Vergés ha querido destacar el compromiso "brutal" del medio millar de enfermeras que están haciendo esta tarea, así como el de las 6.000 que se han presentado en sus colegios profesionales para vacunar de manera voluntaria. De este total, la consellera ha dicho que 3.500 ya han recibido la formación necesaria, dependiendo  de si actúan en residencias o en centros sanitarios.

Argimon también ha querido poner en valor que la gran mayoría de las enfermeras compaginan la vacunación contra el covid-19 con su trabajo y jornada habituales. "Hemos intentado contratar todo lo que hay en una bolsa de trabajo, pero es que ya no hay más gente", ha asegurado.

El + vist

El + comentat