Educación aparta cautelarmente a un profesor de Castellar del Vallès acusado de acoso sexual

Un grupo de exalumnas denuncia las actitudes del maestro, que se repetían desde hacía 20 años

El departamento de Educación ha apartado esta semana a un profesor del INS Castellar, en Castellar del Vallès, después de las quejas de diferentes exalumnas que lo acusan de acoso sexual. Las chicas se han organizado a través de las redes sociales y han podido constatar que las actitudes del profesor de educación física con ellas se repetían desde hacía casi 20 años. También han recogido hechos que tuvieron lugar incluso la semana pasada.

A principios de septiembre, una exalumna presentó una queja formal al consistorio de la localidad para explicar el caso. Pero no ha sido hasta esta semana cuando ha estallado. Un grupo de alumnas y exalumnas ha hecho una manifestación a primera hora de esta mañana a las puertas del instituto para denunciar los hechos. Una movilización que se ha producido mientras Inspección de Educación investiga el caso. En febrero ya apareció una pintada en las paredes del centro en la que se señalaba al maestro.

Tal como ha explicado al ARA una de las chicas agredidas, las vejaciones y comentarios del profesor se han ido repitiendo cada curso, con jóvenes de entre 13 y 17 años. También había tocamientos en el culo o en los muslos de las chicas cuando hacían deporte. «Mientras jugábamos a bádminton vino por detrás, me bajó el tirante del sujetador y de la camiseta y me gruñió en la oreja»; «Me dio un beso cuando estábamos solos en clase»; «En 1º de bachillerato me dijo: "Esta noche he soñado contigo... pero no te puedo decir qué pasaba"»; «Un día le dijo a mi pareja de salsa que si conseguía que hiciera un vídeo sexi sin ropa nos ponía un 10. A pesar de que me quejé al jefe de estudios, no hicieron nada»; «Me puse una falda y un top. Me dijo: "Porque todavía eres demasiado joven, pero dentro de 3 años me llamas. Estás muy buena"»; «Como te sigas quitando más ropa, me empalmaré». Son algunas de las denuncias que han hecho exalumnas de diferentes cursos. Además, las chicas se quejan de que visitaba los vestuarios y de que la dirección no hizo nada. De hecho, denuncian que, al no actuar, desde el instituto se ha sido "cómplice" del profesor.

El centro, por su parte, ha emitido un comunicado en el que rechaza «cualquier manifestación de violencia machista», mientras que el Ayuntamiento ofrece apoyo jurídico y psicológico a las familias.