Catalunya descarta restricciones en todo el país a pesar de la escalada de contagios

La mitad de los positivos que se detectan en Cataluña son asintomáticos

En Cataluña se están detectando 111 casos de covid-19 por cada 100.000 habitantes y las autoridades sanitarias esperan que esta cifra aumente los próximos días. Concretamente, el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ha anticipado que la escalada de contagios de los últimos días se mantendrá, como mínimo, una semana más. "Ya advertí la semana pasada de que estaríamos un par de semanas en aumento", ha subrayado este jueves. Pero, a pesar de que los indicadores epidemiológicos crezcan en todas las regiones sanitarias, el departamento de Salud no trabaja, de momento, con la idea de desplegar restricciones en todo el país. "No estamos pensando en aplicar medidas generalizadas en todo el país. Si desplegamos medidas serán como las que hemos ido poniendo en territorios concretos, muy localizados, que registran tasas elevadas o brotes complejos, como Osona o Tortosa", ha explicado el epidemiólogo. 

Argimon ha asegurado que la última semana fiable para interpretar la tendencia epidemiológica (del 28 de septiembre al 4 de octubre) se han registrado 1.500 casos más que las semanas anteriores, pasando de los 7.000 contagios semanales a los 8.500. "Pero estamos creciendo de manera controlada, de momento", ha relativizado después. Ahora bien, y a diferencia del discurso que han mantenido desde agosto, las autoridades sanitarias admiten que el incremento de casos detectado no se puede atribuir únicamente al hecho de que cada vez se estén haciendo más pruebas. Si bien se han hecho 20.000 PCR más en comparación con la semana anterior (de 123.000  a 141.000), aproximadamente medio millar de los casos nuevos se escapan de las detecciones proactivas. La buena noticia es que la mitad de los positivos corresponden a personas asintomáticas, que se están detectando gracias a los cribajes y a las pruebas a los contactos estrechos. 

Manlleu empieza a mejorar

"El virus avanza muy rápido y lo que hoy es blanco mañana puede ser negro. Las Terres de l'Ebre son el ejemplo más claro", ha asegurado Argimon. El coordinador de la unidad de seguimiento del coronavirus, Jacobo Mendioroz, ha analizado la tendencia epidemiológica de los puntos calientes del país, y mientras que Manlleu (Osona) empieza a enderezar la curva y mejora su evolución, el experto admite preocupación por Tortosa y Salt (Gironès).

En el caso de la capital del Baix Ebre, a pesar de las restricciones, la colaboración estrecha con la empresa origen del foco que ya afecta a más de 300 personas y las acciones de cribaje desplegadas "rápidamente", Mendioroz reconoce que la propagación se detectó cuando "ya había mucha población asintomática", cosa que complica la trazabilidad de los casos. 

El epidemiólogo también ha explicado que aproximadamente un 10% de las personas asintomáticas que se sometieron a un cribaje en Tortosa y obtuvieron un resultado negativo empiezan ahora a positivitzar, pasado el tiempo de incubación del virus. "Esto refuerza el mensaje de que si obtienes un resultado negativo en una PCR pero eres contacto de un positivo, igualmente tienes que aislarte", ha remarcado Mendioroz.

En cuanto a Salt (Gironès), Mendioroz ha insistido en que se trata de una zona muy complicada: mantiene un goteo de positivos alto que se mezcla con unas condiciones de vulnerabilidad social –infrahabitajes, trabajos precarios y núcleos de convivencia grandes– muy marcadas, donde hacen falta acciones de ámbito comunitario. 

Reconversión de las discotecas

Lo que seguro no cambia en las próximas semanas es la situación del ocio nocturno. Salud paró a última hora del miércoles la reapertura de las discotecas por "prudencia" ante el aumento de los indicadores del covid-19, y Argimon ha asegurado que para que las salas de fiesta puedan volver a abrir pronto haría falta que se diera una de las siguientes condiciones: o que la tasa de infección baje, o que la curva se mantenga estable durante un cierto tiempo. Ninguna de las dos premisas se cumple actualmente. "La previsión inmediata es de incremento y de oscilaciones", ha sentenciado la máxima autoridad en Salud Pública de Cataluña.

La intención del departamento, ha dicho, siempre ha sido abrir las discotecas y los locales con unas condiciones sanitarias adecuadas, pero los indicadores no lo aconsejan. "Hará falta que la decisión de la reapertura inverne unos días o semanas", ha puntualizado. Argimon ha admitido, sin embargo, que el Govern ofrecerá la posibilidad de hacer un "cambio de actividad" a aquellos locales que lo consideren viable, de discotecas  a salas de concierto, por ejemplo, cuando la pandemia dé un respiro y sea seguro hacerlo.

"Asociamos el ocio nocturno a la discoteca o al baile, pero ya dejamos muy claro que esto no sería –ha recordado–. Me sabe mal, porque detrás [del sector] hay muchas familias y puestos de trabajo, pero tenemos que pensar no solo en este sector sino en el conjunto de la sociedad".