Dos testigos aseguran que vieron un vehículo en el chalé de Alcanar antes y después de la explosión

Un hombre sitúa en la casa a uno de los acusados, Driss Oukabir, que siempre ha negado haber ido

Una nueva incógnita se suma a las muchas preguntas que quedan por responder sobre los atentados de Barcelona y Cambrils de 2017. Durante la sesión de este miércoles en el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional, dos testigos han afirmado que vieron un vehículo en el chalé de Alcanar la noche de la explosión. Por un lado, Gustave ha asegurado que vio una furgoneta blanca que se fue del chalé "dos o tres minutos" después de la deflagración. Y otra mujer, Eliane, ha explicado que vio un vehículo "con el motor parado y sin luces" y después oyó la explosión.

Las dos mujeres, de nacionalidad francesa, estaban cerca de la casa de Alcanar donde la célula fabricó los explosivos. En el caso de Eliane, llegó hacia las nueve de la noche para ir a cenar a casa de unos vecinos de la urbanización. Oyó un perro que ladraba y vio un vehículo "con el motor parado y sin luces que se dirigía hacia la casa, en punto muerto" por una calle que hace bajada. Y después oyó una larga explosión.

Los instantes que habrían podido cambiar tres momentos del 17-A

Gustave ha declarado por videoconferencia que vio una furgoneta blanca yéndose del chalé después de la explosión, pero que no pudo ver quién la conducía ni la marca. Según ha indicado, este vehículo venía de la casa que explotó y se dirigía a la salida de la urbanización.

Ella salió de su casa, situada a cien metros del chalé de los terroristas, para ayudar a los afectados cuando vio este vehículo "en movimiento". También ha señalado que vio una furgoneta aparcada ante la casa antes de la deflagración, pero no recordaba si era la misma o si tenía un logotipo de color azul en un lado.

Un hombre sitúa a Driss Oukabir en Alcanar

En la sesión de este miércoles otro testigo, en este caso protegido, ha situado a uno de los acusados del 17-A, Driss Oukabir, en el chalé de Alcanar, a pesar de que él siempre ha negado que hubiera ido. El testigo, que no ha concretado fechas pero dice que era entre julio y principios de agosto, ha expuesto que coincidieron varias veces, que conducía un Audi A3 negro con matrícula francesa y que por las noches dormía en la terraza de la casa.

Según este testigo, el Audi A3 estaba siempre aparcado delante del chalé, y también había una motocicleta, un Peugeot 306 y una camioneta alquilada. Un día vio que descargaban algo de la furgoneta a la casa, pero que situaron el vehículo de una manera que hacía imposible ver qué llevaban.

El abogado de Driss  Oukabir ha preguntado al testigo por detalles del chalé, como por ejemplo de qué material estaba hecha la barandilla o qué altura tenía, para contraponerlos con la fotografía de la casa. El hombre ha dicho que tenía una barandilla metálica y de una altura inferior a un coche, cosa que no se corresponde con la imagen que se ha visto del inmueble. Ha sido en este momento cuando el juez, Félix Alfonso Guevara, ha dejado claro al letrado que no se pueden poner "trampas" ni "examinar" al testigo.

Las víctimas del 17-A, olvidadas y con pocas esperanzas en el juicio

Por otro lado, también han dado su testimonio otros vecinos de la urbanización de Alcanar donde estaba situado el chalé. Muchos recuerdan que vieron a cuatro o cinco personas, pero dicen que eran "discretos" y que a veces llegaban andando o en bici. Otro hombre, encargado de mantenimiento de una casa de la urbanización de Alcanar, recuerda que vio a Mohamed Hichamy, muerto en Cambrils, y que habló con él. Además, ha afirmado que era quien normalmente conducía el coche y que un día vio a uno de los chicos acompañado de una chica, el septiembre antes de los atentados.