El 'conseller' de Interior dice que no tiene "ninguna decisión tomada" sobre el futuro de Trapero

Sàmper asegura que "ahora empezará a pensar" cómo se tiene que reorganizar el cuerpo por la absolución

¿Volverá el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, a ser el jefe del cuerpo? Es la pregunta que a partir de ahora será recurrente en la mesa del conseller de Interior después de que la Audiencia Nacional haya absuelto a Trapero, la intendente Teresa Laplana y la excúpula del departamento. Casi al mismo momento que el tribunal ha notificado la sentencia, el conseller Miquel Sàmper ha comparecido para explicar que no tiene "ninguna decisión tomada" sobre el futuro de Trapero. "Ahora empezaré a pensar lo que considero que se tiene que hacer", ha asegurado Sàmper, que no ha dado más detalles de cómo se tienen que reorganizar los Mossos por la absolución de Trapero, Laplana, el ex director general de la policía Pere Soler y el ex secretario general de Interior Cèsar Puig.

La Audiencia Nacional notifica la absolución de Trapero, Soler, Puig y Laplana

Sàmper ha dicho que "no tenía nada claro" que la sentencia fuera absolutoria y que ha perdido todas las apuestas: "No porque fueran susceptibles de ser condenados sino por la evolución judicial". Pero primero el conseller quiere dar un tiempo de margen a los absueltos antes de hablar con ellos de su futuro, y que entonces tendrá "una opción o dos". "No hay ninguna solución ni pactada ni pensada", ha manifestado Sàmper, que ha considerado que el mayor Trapero, la intendente Laplana y toda la cúpula de los Mossos se tienen que "recuperar" ante "las graves acusaciones que pesaban sobre ellos y se han demostrado que eran falsas". También ha lamentado que se haya "puesto en entredicho la profesionalidad" del cuerpo y ha avanzado que, una vez estudiada la sentencia, Interior no descarta emprender acciones legales porque "tiene la obligación de preservar la honorabilidad de los Mossos".

El conseller ha expresado su satisfacción "así como la de todo el departamento" a la hora de "celebrar" esta absolución. Sàmper ha considerado que el proceso judicial había planteado dudas "que nunca tendrían que haber existido" y que se ha vivido una "injusticia" que podía tener "consecuencias tan graves como 11 años de prisión". "Es un día de mucha alegría para las cuatro personas que tanto han sufrido, que empiezan a tener un escenario personal de paz y tranquilidad", ha añadido. Para acabar ha pedido que, después de la sentencia absolutoria de la Audiencia Nacional, "se haga justicia" con el ex conseller de Interior Joaquim Forn.

El + vist

El + comentat