La suspensión cautelar de la euroorden

La medida tendrá que ser revisada próximamente por el magistrado que se encarga de la extradición

¿Cuál es la nueva situación de Carlos Puigdemont y Toni Comín? Un juez belga, Patrick Gaudius, ha adoptado la medida cautelar de suspender la tramitación de la euroorden que pesaba sobre ambos desde la sentencia del 14 de octubre.

¿Qué significa?

Que un juez distinto del juez de primera instancia a cargo del caso, Jan Coppens, ha considerado que con las dos resoluciones del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) del 19 de diciembre -inmunidad de Oriol Junqueras- y la del 20 de diciembre -anulación del rechazo a las medidas cautelarísimas solicitadas por la defensa de Puigdemont y Comín en julio contra el Parlamento Europeo por aceptar una lista de eurodiputados electos procedentes de España sin sus nombres- ambos gozan de inmunidad.

Por tanto, que no se puede ir penalmente contra ellos -euroorden- sin solicitar autorización previa -suplicatorio- al Parlamento Europeo.

La decisión del juez belga a cargo de la situación personal de ambos es cautelar. ¿Qué quiere decir? Que no ha resuelto archivar la euroorden, es decir, desestimarla o rechazarla.

¿Qué papel han jugado las partes en esta decisión cautelar? Ningún papel. Ha sido una resolución de oficio.

La Fiscalía del Supremo había solicitado al magistrado Instructor Pablo Llarena el pasado lunes 23 de diciembre dirigirse al juez belga Coppens para pedir la suspensión del procedimiento de euroorden-extradición.

Los cuatro fiscales del procés solicitaban a Llarena: “Que se comunique de forma inmediata a la autoridad de ejecución de Belgica la remisión al Parlamento Europeo de la solicitud de suspensión de la inmunidad, al objeto de que deje sin efecto los plazos para la resolución de la entrega hasta tanto el Parlamento Europeo decida sobre la petición”.

Sucede que el juez Coppens había convocado -el pasado 16 de diciembre- una nueva audiencia el 3 de febrero próximo para dar tiempo a conocer las decisiones del TJUE. Conocidas rápidamente el 19 y 20 de diciembre dos resoluciones de las tres pendientes -queda pendiente la de Puigdemont y Comín, sobre el problema de fondo-, la Fiscalía del Supremo temía un archivo de la euroorden, por lo cual solicitaba una suspensión o aplazamiento.

Pero esta comunicación solo la trasladó el magistrado Llarena a las partes el mismo 23 de diciembre. No consta que hiciera un auto con la solicitud de los fiscales a Bélgica.

Fuentes jurídicas señalan que el juez Coppens ya había anunciado que se reincorporaría en los próximos días después de cogerse vacaciones. En ese momento tendrá que decidir si rechaza la euroorden ahora suspendida cautelarmente.