Cine

"Ahora no me va bien morirme. Tengo muchas cosas por hacer": las lecciones de vida de Pau Donés en su despedida

Arrasa en cines la conversación que el músico mantuvo con Jordi Évole dos semanas antes de morir

Jordi Évole presentó hace un par de semanas en el cine Phenomena Experience el documental Eso que tú me das, que recoge la entrevista que el periodista le hizo a Pau Donés dos semanas antes de morir. Pero antes de la proyección el periodista alertó al público convocado –una mezcla de periodistas, músicos que tocaron con Donés, médicos que lo atendieron y familiares– de un "pequeño error" en la película. "En los créditos aparecemos Ramón Lara y yo como directores, pero quien dirigió este documental fue Pau Donés. Él me llamó, eligió el lugar de la entrevista... Solo le faltó decidir las preguntas. Así que si la película no gusta, es culpa suya".

En Eso que tú me das, que el miércoles llega a los cines, Évole también cede el protagonismo a un Donés en la fase terminal de su cáncer, delgado y demacrado pero absolutamente lúcido y poseído por una vitalidad que contradice la fragilidad de su cuerpo. Cuando a comienzos de la entrevista Évole le confiesa "Ahora mismo no sé ni qué preguntarte", Donés le responde simplemente "hablemos de la vida, de las cosas, no estoy aquí para hablar de la muerte, sino de la vida", una idea que sirve de guía para un documental sobrecogedor en su sencillez, en la belleza de ver cómo alguien se despide de la existencia sin aspavientos, en paz consigo mismo.

Educación en la muerte

Durante poco más de 60 minutos, Donés habla sobre la enfermedad, el miedo, el suicidio de su madre, la relación con su hija, los músicos que ha admirado, los amigos y una muerte que contempla con una extraña mezcla de serenidad y rabia. "Ahora no me va bien morirme, la verdad... Tengo muchas cosas por hacer. Pero qué le vamos a hacer", dice en el documental. Évole ha afirmado que la manera en que Donés se enfrenta a la muerte es "un ejemplo" para todo el mundo. "No nos han educado en la muerte, ni a mi generación ni a las posteriores. Y quizás una conversación como la del documental nos puede ayudar. Un médico de paliativos decía el otro día que, igual que hay un nacimiento, también hay un morimiento, un tránsito a la muerte. Y es útil ir siendo conscientes de ello".

En este sentido se ha expresado también la oncóloga Elena Elez, la doctora del Hospital del Vall d'Hebron que trató a Donés: "La película puede ser muy útil también para los pacientes enfermos de cáncer. Pau siempre quiso desestigmatizar la enfermedad, y visibilizarla en la fase en la que él estaba es muy importante". Elez tiene una breve aparición (sonora) al principio del documental cuando Évole la llama yendo hacia el encuentro con Donés. "Tenía muchas dudas –ha explicado el periodista–. La primera, si él podría hacer la entrevista. Yo estaba nervioso, y quizás él también. Y la segunda, cómo eso podía afectar a Pau. Cuando él me llamó para proponérmelo yo le dije que sí, que la haríamos, pero después llamé a su doctora. Y ella me animó mucho a hacerlo. Porque Pau fue uno de los primeros que decidió hacer visible su enfermedad en un momento en el que todo el mundo lo esconde".

Formalmente, el documental evita los recursos televisivos y apuesta por una realización sobria, con decisiones de encuadre interesantes que dejan patente el sello cinematográfico que ya hace tiempo que imprime en los programas de Évole el cineasta Lluís Galter. Además, tiene a su favor el tono distendido y relajado que domina la conversación entre Donés y Évole, que saben mantener a raya el dramatismo e incluso arrancar alguna sonrisa recordando el primer encuentro entre ellos dos en el programa de Andreu Buenafuente, o con comentarios como "a tus haters les puedes decir que este sí que será ya el último disco de Jarabe de Palo". "Una cosa buena es que Pau y yo llegamos llorados a la charla –ha explicado Évole–. Ya lloramos todo lo que teníamos que llorar cuando me llamó desde el hospital y me dijo "me dan el alta" y yo "qué bien, Pau" y él "no, me la dan para ir a morir a Vall d'Aran". Así que la conversación fue bien y las lágrimas solo salieron después, al despedirnos, porque sabíamos que era la última vez que hablaríamos".

Un documental transformador (y solidario)

Una de las primeras cosas que le dice Donés a Évole en Eso que tú me das es si le impresiona verlo, consciente del aspecto que tiene tan delgado y casi sin voz. El periodista responde que no. "Era una mentira piadosa, claro , y a la vez no lo era, porque cuando empieza el documental ya llevaba un rato con él –explica Évole–. Cuando llegué a su casa sí sentí una impresión fuerte pero es empezar a hablar y te pasa. Es casi mágico, la sensación desaparece en tres minutos. Y creo que al público le pasará lo mismo". El periodista reconoce que, para él, la experiencia de entrevistar a Donés en estas circunstancias ha sido transformadora: "Me ha ayudado a afrontar el luto de su muerte. Y creo que me ha marcado: hasta ahora era una persona de mucha acción pero después de esto de Pau creo que tiendo un poco a la reflexión. Ya han pasado unos meses pero lo sigo teniendo muy presente".

El documental se emitirá por televisión en algún momento, pero Évole asegura que durante el 2020 sólo se podrá ver en cines y que la parte de la recaudación que corresponde a la productora del documental (Atresmedia) será destinada íntegramente al centro de investigación VHIO (Valle de Hebrón Instituto Oncológico).