Bruselas insta a los gobiernos a tenerlo todo preparado para cuando llegue la vacuna del coronavirus

La Comisión garantiza que habrá dosis para todo el mundo pero admite que al principio serán limitadas

El transporte y almacenamiento seguro de las dosis, puntos de vacunación disponibles, el suficiente personal sanitario y correctamente protegido... Después de cerrar varios contratos con empresas farmacéuticas para la compra anticipada de millones de dosis de vacunas, la Comisión Europea insta ahora a los gobiernos de la Unión a que tengan el terreno preparado para cuando toque empezar a vacunar. "Si queremos que la campaña de vacunación sea efectiva, tenemos que prepararnos ya", ha afirmado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Bruselas fija criterios comunes para priorizar a los más vulnerables a la hora de empezar las campañas de vacunación, teniendo en cuenta que las dosis serán limitadas al principio del proceso, y pide tener a punto la infraestructura necesaria para garantizarlo.

La Comisión Europea garantiza que "todos los estados miembros de la Unión tendrán acceso a las vacunas al mismo tiempo y en función de su población". Pero, a la vez, el ejecutivo comunitario reconoce que "el número total de dosis será limitado durante la primera fase de la campaña y antes de que la producción se pueda escalar". Precisamente por eso, Bruselas recomienda priorizar grupos de población y tener preparada toda la infraestructura necesaria cuanto antes mejor. Esta es la jerarquización que recomienda Bruselas:

  • Personal sanitario o del sector de los cuidados
  • Personas de más de 60 años
  • Personas consideradas de riesgo
  • Trabajadores esenciales
  • Personas que no pueden mantener distanciamiento físico
  • Los sectores económicos y sociales más vulnerables

Pero, ¿qué significa tenerlo todo listo? Lo que la Comisión recomienda es asegurar que los servicios que tienen que hacer la campaña de vacunación estén preparados. Esto incluye no solo la infraestructura física necesaria (centros médicos, puntos de vacunación u otros tipos de servicio), sino también que haya el suficiente personal médico y sanitario preparado y protegido. También hace referencia al transporte y conservación de las dosis cuando ya estén en manos de los gobiernos, teniendo en cuenta por ejemplo las necesidades de refrigeración para mantener la cadena de frío. 

La Comisión no tiene competencias en este ámbito y, por lo tanto, no puede hacer nada más que recomendar, pero intenta anticiparse y sigue presionando para pedir una coordinación que hasta ahora se ha probado escasa. A pesar de los intentos del ejecutivo comunitario, los gobiernos de la Unión han reaccionado a la pandemia unilateralmente, primero cerrando fronteras con criterios selectivos, y después aplicando restricciones y cuarentenas diferentes en función del origen de los viajeros. También han sido dispares los criterios para confinar o incluso para el uso de la mascarilla. Incluso, la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, ha admitido este jueves que hay gobiernos que no han aportado la información necesaria después de publicar las primeras recomendaciones en junio. 

Aún así, las reuniones son constantes y Bruselas lo intenta por todas las vías. Esta semana han dado un primer paso pactando un mapa común de colores para tener un criterio conjunto, a pesar de que no se ha conseguido pactar las restricciones. Pero la pandemia avanza más rápido que la coordinación europea y la segunda oleada ya tiñe el Viejo Continente: "A medida que Europa avanza en el segundo nivel de la pandemia de coronavirus, es todavía más imperativo que los países sigan estrategias comunes de vacunación", dice la Comisión. 

El + vist

El + comentat