Aeropuerto de Barcelona

Urquinaona: el divorcio de las élites

Los disturbios llevaron al pánico a los empresarios, que hasta pasados diez días no dieron respuesta a una crisis en la que el Govern les dio la espalda