05/01/2021

La españolada en Alemania (1921)

3 min
La españolada en Alemania (1921)

Peces Històriques Triades Per Josep Maria CasasúsLa postguerra ha coincidido en Alemania con una gran admiración por España. Esto se manifiesta en muchas cosas: desde la publicación de números extraordinarios de periódicos ilustrados dedicados a España con fotografías de corridas de toros y de gitanos y artículos de un alto lirismo, hasta la presentación de tipos españoles (gitanos o contrabandistas) en casi todas las operetas que se representan en Berlín. Si añadimos ahora que el couplet de moda en Berlín es un couplet en que el primer verso dice: “Tus ojos son de color de castaña” para hacerlo rimar con España y que la música es más o menos andaluza, habremos trazado un cuadro que hará ver a nuestros lectores que los sueños del alemán de 1920 giran en torno de este país de maravilla. No hace falta decir que en estas condiciones la españolada brilla en todo su esplendor. Hasta el famoso Franz Lehar ha llevado a las tablas en una de sus últimas operetas, que tiene por título El ruiseñor español, tipos españoles. Pero donde la españolada es más característicamente absurda es en una opereta que se llama Su Alteza la danzarina y que se representa en el Friedrich-Withelm Städtisches Theater. En esta opereta hay un gitano español vestido con un traje absurdo que coloca a menudo entre sus frases alemanas, para producir la impresión de que el tipo está tomado de la realidad, palabras y frases en español. Así dice a lo mejor, con unas erres perfectamente prusianas: “Dinerro, señor, dinerro” […] En el segundo acto empieza a lanzar al aire con voz estentórea unas cuantas palabrotas irreproducibles, que realmente forman parte del léxico de los gitanos, pero que llevarlas a las tablas es de un realismo excesivo. Ello no impide, claro está, que la muchacha berlinesa que va al teatro con su novio, un rubio alemán de ojos azules, mire tiernamente a su pareja y por un momento se le aparezca como un español de ojos y cabello negros, fogoso y de pasiones profundas como el gitano de las tablas. […] Hay al lado de este tipo, un tipo de gitana españolísima. Los lectores pueden juzgar por el traje. Una falda estrecha que llega hasta la rodilla y que está hecha de mantón de Manila y una chaquetilla de traje de luces. […] Yo no sé hasta qué punto esta especie de españolada se parece a las otras españoladas que aparecen en otros países. Hay una cosa, sin embargo, que me parece distinta aquí de otras partes. Y esto es la actitud del público. El público alemán no se toma las españoladas como una cosa curiosa para pasar el rato o como una cosa absurda que hace reír, sino como un documento etnográfico. […] Cuando un alemán me pregunta en qué obra se representa mejor el carácter español, digo sin vacilar: - En Su Alteza, la danzarina. Allí encontrará usted no sólo una excelente pintura del carácter español, sino, además, los trajes típicos del país, reproducidos con notable exactitud, e incluso bellas expresiones españolas sin equivalente en alemán, que le podrán ser útiles si algún día necesita ir a España...

stats