ABANSD’ARA

La espiritualización de la Ciencia

De Comas Solá (Barcelona, 1868-1937) a La Vanguardia (13-XII-1933), un dels primers textos a la premsa catalana que esmenta la quàntica de Max Planck (Kiel, 1858 - Göttingen, 1947), Nobel de física 1918. Comas Solá i un altre articulista científic, Ferran Tallada (Barcelona, 1881-1937), es van ocupar de la quàntica, disciplina a què el CCCB dedica ara una exposició.

Nadie negará que los progresos científicos han superado a todas las previsiones en lo que va de siglo. Los fundamentos principales de estos progresos han sido indudablemente el esquema dinámico del átomo, la introducción en la mecánica del quanta de acción y el concepto corpuscular ondulatorio de la radiación. El desarrollo de estas teorías ha trascendido a todas las Ciencias y muy especialmente a la Física, la Astronomía y la Química. Pero al mismo tiempo que se han abierto nuevos horizontes, las incógnitas han aumentado en proporción prodigiosa. […] El hombre de ciencia sincero se ve, en nuestros días, en una situación espiritual opuesta al investigador ochocentista. Fue el siglo pasado eminentemente teórico y experimental, con ausencia, por lo común, de toda ideología. Por otra parte, la maravillosa concordancia que frecuentemente se encontraba entre la teoría y la experimentación fue causa de un engreimiento desmesurado entre los sabios, hasta el punto que se creyó por muchos haber alcanzado el todo lo sé. Fue también en aquellos tiempos cuando cierto cirujano afirmaba neciamente que jamás había encontrado el alma en la punta de su bisturí y cuando algunos fisiólogos decían que el pensamiento se reducía a una secreción del cerebro, como otra cualquiera. De esa mentalidad general nació el orgulloso materialismo que caracteriza la segunda mitad del siglo pasado, materialismo que pasó a ser el distintivo de los sabios a la moderna de su tiempo y que para muchos que no eran sabios consistió en una muestra de perspicacia y elegante escepticismo. El rastro de aquel materialismo continúa todavía en las capas menos cultas de la sociedad, rastro que mantienen y explotan para sus fines determinadas literaturas que emponzoñan la vida, el espíritu simplista de no pocos y las relaciones sociales. Los perjuicios que esta literatura está causando en todo el mundo son incalculables. […] Ha llegado el momento, y hace años que lo vengo diciendo, en que la Ciencia reconoce, por fin, los valores espirituales en todas las leyes del Universo, en la finalidad de cuanto existe. […] El físico Planck, el célebre autor de la mecánica cuántica, decía no ha mucho que la materia deriva de la consciencia, expresión tal vez exagerada y que quizás sería más exacta invirtiendo el orden de las palabras. […] Algunos de los hálitos de esa grandiosa realidad, que provoca el vértigo en las abstracciones de todo ser consciente, deberían llegar a todos los hombres, altos y bajos, para recordarles que la vida no se limita al funcionalismo efímero de un mecanismo material, sino a la noble personificación de esa llama sublime que es el espíritu.

Més continguts de