ABANS D’ARA
Opinió 04/01/2022

Un estimulante libro de Unamuno (1903)

Peces històriques triades per Josep Maria Casasús

JOAN MARAGALL 1903
2 min
Un estimulante libro de Unamuno (1903)

De l’article de Maragall (Barcelona, 1860-1911) a Diario de Barcelona (15-I-1903). Fa 85 anys de la mort de Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864-Salamanca, 1936). Dos intel·lectuals amb una intensa relació epistolar. Com a rector de la Universitat salmantina, Unamuno va replicar amb coratge a Millán-Astray, colpista que havia bramat “¡Viva la muerte!” i militant de l’“¡A por ellos!.

En torno al casticismo, por don Miguel de Unamuno, es un libro simpático. Es un estudio fantasía sobre el alma castellana como representativa del pueblo español. […] Esta especie de proteccionismo espiritual que se llama casticismo, esta superstición de lo característico exterior que se opone a toda penetración exótica, la juzga el señor Unamuno la peor calamidad y la mayor causa de degeneración de su pueblo, empezando por su lengua, que es a lo que más comúnmente se aplica este concepto de castizo en oposición a las intrusiones extranjeras que se llaman barbarismos. “El barbarismo -dice- será tal vez lo que preserve nuestra lengua del salvajismo a que caería en manos de los que nos quieren en la selva donde el salvaje se basta a sí solo.” […] “Los caracteres nacionales de que se envanece cada nación europea -dice- son muy de ordinario sus defectos. Los españoles caemos también en este pecado… Apena leer trabajos de historia en que se llaman glorias a nuestras mayores vergüenzas, a las glorias que estamos purgando; en que se trata de disculpar nuestras más innegables atrocidades con las de otros.” ¡Qué ambiente de patriotismo se respira en estas frases antipatrióticas! (que diría cualquier matón del Parlamento o de la Prensa). […] Del individualismo castellano que se compuso con tales elementos, dice el señor Unamuno: “A este anarquismo íntimo acompañaba, como suele, fuerte unificación monárquica exterior; el ordenancismo castellano fue forma y dique de la monarquía. Libertad bien entendida ; y para hacerla entender ¡palo limpio y tente tieso! Pocas cosas tan genuinamente castellanas como el ordenancismo… acompañado de pronunciamientos. Y acabando de perfilar el tipo de aquel pueblo entra el autor en un estudio (que por lo delicado de la materia y por falta de luces propias no nos atrevemos a juzgar) sobre el austero misticismo castellano, comparado con el italiano, sobre todo con el franciscanismo, y suavizado por el humanismo de Fray Luis de León, del cual hace una magnífica apología. Finalmente, así compuesto el tipo castellano, inmovilizado después en la decadencia exterior de España, “aún persiste en él -termina diciendo el señor Unamuno- el viejo espíritu militante ordenancista; sólo que hoy es la vida de nuestro pueblo vida de guerrero en cuartel, o la de Don Quijote retirado con el ama y la sobrina. De cuando en cuando nos da un arrechucho e impulsos de hacer otra salida. Si toca la trompa épica, se habla teatralmente de vengar la afrenta, y pasada la calentura, queda todo ello en agua de borrajas”. […] La conclusión es ésta: “España está por descubrir y sólo la descubrirán los españoles europeizados”. ¿No es verdad que el libro del señor Unamuno resulta eminentemente estimulante?

stats