Publicitat
Publicitat

Cómo el vigilante del mercado pasó a ser notario

La excúpula de la CNMV asegura que extremó las precauciones durante la salida a bolsa de Bankia

Julio Segura y Fernando Restoy, presidente y vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores ( CNMV) durante  la salida a Bolsa de Bankia, en julio de 2011, declararon ayer lunes, día 13 de marzo, que el organismo se limitó a la formalidad de autorizar el folleto con el cual el nuevo banco salió al mercado primario para colocar 824.572.245 acciones nuevas, representativas de un 47,6% del capital, el 20 de julio de 2011. La CNMV carece de facultad de inspección y verificación, dijeron al declarar en la Audiencia Nacional en su calidad de imputados/investigados, para comprobar la información que se le aporta. Bankia tenía el balance y las cuentas con informe limpio del auditor, Deloitte, al tiempo que contaba con la autorización del Banco de España.

El juez Fernando Andreu, instructor de la causa, explicó a ambos, nada más empezar la declaración, que la decisión de investigarles había partido de la sección tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional. Tanto el juez como el fiscal, Alejandro Luzón, se han opuesto a citar como investigados a altos cargos de la CNMV y el Banco de España.

Pero un recurso de apelación contra sus reiteradas decisiones ha sido estimado por la citada sección tercera a raíz de la declaración de un testigo de cargo, el inspector "cabecera" de Banco Financiero y de Ahorros (BFA)-Bankia, José Antonio Casaus; los correos enviados por Casaus a su jefe, Pedro Comín -dimitido de su puesto de director adjunto de Supervisión a raíz de la imputación y que ha sido citado a declarar este martes, día 14- así como por los dos informes presentados el pasado 30 de marzo de 2016 por los peritos judiciales,  los inspectores del Banco de España Víctor Sánchez y Antonio Busquets.

En su resolución en la que cita a declarar a altos cargos de la CNMV y el Banco de España, el juez Andreu ha dejado claro que las diligencias se deben a una decisión de la "superioridad". Ni el fiscal Luzón ni el propio juez hicieron pregunta alguna a Segura y Restoy. Si bien Segura ya había prestado declaración como testigo, es la primera vez que Restoy lo hacía, y, además, en calidad de imputado.

Por tanto, el interrogatorio corrió a cargo, en gran parte, del abogado Andrés Herzog, el apelante que obtuvo el plácet de la sección tercera de lo Penal, y que representa a la acusación popular (Confederación Independiente de Crédito). Segura explicó que la CNMV puso gran celo en la salida a bolsa de Bankia por la importancia de esta entidad y había cumplido con todos los requisitos legales.

Segura, según fuentes presentes en la sala, se mostró algo más nervioso que Restoy, quien contestó en función de sus dos cargos, primero como vicepresidente de la CNMV y más tarde, en 2012, en su calidad de subgobernador del Banco de España y por ello presidente de la Comisión Gestora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria ( FROB), el organismo creado en 2009 para drenar fondos en las entidades en crisis y velar por su gestión.

Restoy insistió en relación a los trabajos de la CNMV que el grupo Bankia había sido creado con valoraciones de dos firmas, Analistas Financieros Internacionales (AFI) y el auditor BDO,  que recibieron el visto bueno del auditor Deloitte y del Banco de España.

El hecho de que el mercado sancionara con 3,75 euros por acción la Oferta Pública de Suscripción no es considerado por Restoy una anomalía como tal. El precio resultaba muy inferior al valor teórico contable de 15,28 euros. Pero incluso resultó un 15% inferior al precio al que Bankia dijo estar dispuesta a vender: una banda de 4,41 euros a 5,05 euros.

Dónde estaba el agujero?

Los peritos judiciales Sánchez y Busquets apuntaron que el precio tan bajo no fue más que el reflejo de un exceso del valor de los activos tal como se desprendía del balance incluido en el folleto. En cambio, Restoy habló, según fuentes presentes en la declaración, de la situación de crisis en la segunda mitad de 2011.

Herzog preguntó a Restoy en relación a la existencia de unas "provisiones específicas pendientes de asignación" que según el folleto de salida a Bolsa sumaban 6.913 millones de euros, algo inexplicable por la crisis en una entidad que solo hacía tres meses había comprado todos los activos. Los peritos han señalado que estas provisiones eran inexistentes. A lo sumo un recurso comercial para atraer a los futuros inversores. Restoy explicó que esas provisiones son utilizadas en las llamadas "combinaciones de negocios" y que forman parte de la normativa del Banco de España. Pero a la pregunta sobre en qué norma contable se describen esas provisiones, dijo no poder contestar a ello.

El ex subgobernador defendió la actuación de la auditora Deloitte en Bankia, y se desmarcó de la sanción que se le impuso. La firma ha sido sancionada  por el Instituto de  Contabilidad y Auditoría de Cuentas ( ICAC), -órgano del  Ministerio de Economía- por su falta de independencia al haber  hecho simultáneamente trabajos para Bankia y auditar sus cuentas. Aparte, según el ICAC, faltó a su deber de comprobar las valoraciones presentadas por AFI en el momento del traspaso de activos de la siete cajas a BFA, al tiempo que auditó sus  cuentas.

Restoy, desde el Banco de España y desde la Comisión Gestora del FROB, hizo esfuerzos, sin éxito, para evitar ese expediente sancionador, confirmado más tarde por Economía. Según la versión de Segura y de Restoy la CNMV más que una institución de vigilancia del mercado de valores se limita a cumplir el papel....de notario.

Más contenidos de

PUBLICITAT

El + vist

El + comentat

PUBLICITAT
PUBLICITAT