Escándalo en Australia por unas macabras imágenes de soldados en Afganistán

'The Guardian' revela unas fotografías de 2009 que podrían constituir un crimen de guerra

Las imágenes filtradas, que muestran a dos soldados australianos poniendo y bebiendo cerveza de una prótesis de pierna de un prisionero, así como elevándola como un trofeo de guerra, llegan en un momento de tensión  en el ejército australiano por la publicación del informe Brereton, que acusa de crímenes de guerra a 19 soldados de élite destinados en Afganistán.

Los hechos se sitúan en un bar denominado Fat Lady’s Arms, en la provincia de Uruzgan, donde está la base de las fuerzas militares australianas destinadas en Afganistán. El diario británico The Guardian atribuye la pierna que aparece en las fotografías a un supuesto talibán que fue ejecutado en abril de 2009 en un asalto del escuadrón SASR 2 a Tarin Kowt, la capital de Uruzgan. Los soldados se la llevaron del campo de batalla para guardarla en el bar, donde los visitantes a veces la utilizaban para beber alcohol en señal de victoria. Según los testigos consultados por el diario, habían montado la prótesis sobre una base de madera con la inscripción " Das Boot", junto con una Cruz de Hierro, una condecoración militar utilizada en la Alemana nazi.

Un exsoldado del ejército australiano explica que las tropas se llevaban la prótesis allá donde fueran, con la connivencia de los oficiales. Corre el rumor de que incluso habría fotografías de oficiales bebiendo de la pierna.

El ejército, en el punto de mira

Las fotografías llegan cuando el ejército australiano está en el punto de mira por la publicación de la investigación interna que revelaba los crímenes de guerra cometidos por las fuerzas de élite destinadas en Afganistán. El informe Brereton avisó de una extendida "cultura del guerrero" que ha contribuido a generar un ambiente en el que los crímenes de guerra se cometen de manera deliberada. La investigación recomendaba que 19 soldados fueran investigados por su conexión con el asesinato de 39 prisioneros y civiles. Los soldados rasos se consideran injustamente criticados en el informe Brereton, dado que, según afirman, los mandos superiores han aceptado y encubierto estas prácticas durante años.

El departamento de Defensa australiano ha afirmado que el informe Brereton omite deliberadamente "los nombres y detalles que podrían identificar a los individuos sobre los cuales hay sospechas de mala conducta". Aun así, estos actos "serán investigados y se actuará en consecuencia", ha asegurado el portavoz.

El + vist

El + comentat