Un abogado de Trump, ariete de la cruzada contra los derechos de las mujeres y de los LGBT

La guerra cultural de los grupos ultras de los Estados Unidos convierte a Europa en un nuevo gran campo de batalla

La guerra cultural de Donald Trump contra los valores progresistas y los derechos de las mujeres y la comunidad LGBT también se libra fuera de los Estados Unidos. Y al frente está uno de sus máximos representantes legales.

Horas después de la victoria personal para el presidente norteamericano que ha supuesto la confirmación este martes de la juez ultra Amy Coney Barret como nueva miembro del Tribunal Supremo de los EE.UU., la organización Open Democracy ha denunciado desde Londres la intromisión  de grupos cristianos de ultraderecha de los Estados Unidos, vinculados al presidente republicano, y de agentes propagadores de desinformación sobre el covid-19, en acciones destinadas a recortar y combatir en todo el mundo las libertades individuales y los derechos elementales básicos de estos colectivos.

De acuerdo con los documentos hechos públicos por la entidad, el abogado de Donald Trump  Jay Sekulow y organizaciones religiosas o pseudoreligiosas con las que mantiene relación han destinado 270 millones de dólares (228 millones de euros) a impulsar políticas anti-LGBT y contra los derechos de las mujeres desde 2007.

La documentación analizada por Open Democracy indica que estos grupos reaccionarios han destinado a Europa más dinero (88 millones de dólares) que a cualquier otro lugar fuera de los Estados Unidos. Ha habido inversiones más pequeñas en África, Asia y América Latina.

El vehículo prioritario ha sido el Alliance Defending Freedom (ADF), de la derecha cristiana, y otro grupo de defensa jurídica de la misma derecha cristiana, el Centro Americano de Derecho y Justicia (ACLJ), del cual el consejero principal es el mencionado Jay Sekelow. Estos dos grupos norteamericanos han participado juntos en al menos cincuenta procedimientos legales en el Viejo Continente, entre los cuales hay numerosos casos que desafían la libertad sexual.

Las 28 organizaciones de la derecha cristiana investigadas por Open Democracy han presentado informes judiciales que apoyan las controvertidas restricciones al aborto del gobierno polaco, como las introducidas en una sentencia de referencia anunciada la semana pasada . En Polonia también han dado apoyo público contra la Comisión Europea en su disputa sobre las llamadas zonas libres de ideología LGBT. 

Polonia, contra los derechos de las mujeres

La lucha contra los anticonceptivos, el divorcio, el aborto y las adopciones en parejas del mismo sexo y las restricciones de los derechos trans en Italia, Austria, Noruega y Francia, así como campañas de apoyo a la pena de muerte para gays en África y la desinformación sobre el coronavirus, han sido otros de los frentes abiertos por estos grupos ultras.

Con Rudy Giuliani, Sekulow será uno de los coordinadores legales de Trump para presentar posibles demandas judiciales en caso de disputa de los resultados de las elecciones de la semana próxima. Jay Sekulow también encabezó la defensa del presidente en el proceso de destitución impulsado por los demócratas el año pasado. Esta madrugada, Sekulow ha expresado en su perfil de Twitter la satisfacción por la confirmación de la juez Coney Barret. 

Palabra de telepredicador

Otra de las organizaciones religiosas ultras y más radicales contra los derechos LGBT ha sido  la Asociación Evangélica Billy Graham (BGEA), que se ha gastado más de 23 millones de dólares (casi 20 millones de euros) en Europa entre los años 2007 y 2014. Aunque la BGEA no ha facilitado información a Open Democracy sobre sus gastos europeos a partir de 2014, la entidad defensora de las libertades y los derechos humanos ha calculado que si ha continuado invirtiendo al mismo ritmo que hasta entonces habría destinado al menos 42 millones de euros hasta este 2020.

A través de los archivos judiciales publicados por la asociación, también se ha podido comprobar que la BGEA está implicada actualmente en al menos dos procesos judiciales por incumplimiento de contrato en el Reino Unido. La BGEA, fundada por el telepredicador Billy Graham, muerto en febrero de 2018, tenía previsto visitar ocho ciudades del Reino Unido entre mayo y octubre de este año. Las restricciones por el covid-19 lo han impedido. Pero los locales donde se tenían que celebrar los acontecimientos cancelaron los acontecimientos después de que el presidente de la BGEA, Franklin Graham, hijo del fundador, hiciese comentarios sobre el islam describiéndolo como una religión "malvada" y asegurando, también, que el "matrimonio del mismo sexo es orquestado por Satanás".

Las demandas de la entidad se basan en el hecho de que los propietarios de los locales, que incluyen autoridades locales de Manchester, Birmingham y Sheffield, supuestamente "habrían discriminado las creencias religiosas de los cristianos".

Las actividades europeas de la ACLJ de Jay Sekulow y de la ADF a menudo son un reflejo de su trabajo en los Estados Unidos. Los dos grupos han presentado numerosas alegaciones al Tribunal Supremo –que desde hoy tiene mayoría conservadora de 6 a 3– contra el derecho al aborto, quizás una de las próximas batallas legales más importantes que vivirá el máximo órgano judicial de los EE.UU. los próximos meses.

El + vist

El + comentat