CRÍTICA DE TV

¿Donald Trump está loco?

Un documental se plantea si el presidente de los EE.UU. es apto psicológicamente para asumir el cargo

Este domingo la cadena norteamericana CBS emitió el 60 minutes en el que el presidente Donald Trump se levantó de la silla después de media hora de entrevista y se marchó de malas maneras enfadado con Lesley Stahl, la periodista que conducía la emisión. La semana pasada, el propio Trump ya colgó en Twitter una grabación hecha con móvil de la entrevista para demostrar lo que él consideraba un sesgo de trato que lo perjudicaba respecto a su rival Joe Biden. Cuando se siente acorralado por las preguntas de Stahl, Trump estalla diciendo que el trato que le ha dispensado desde el inicio es inconcebible. Stahl se defiende diciendo que ella nunca ha entrevistado a Biden y, por lo tanto, desmonta la teoría de Trump. A pesar de todo, aprovechando que un asesor recuerda el poco tiempo que queda para continuar la entrevista, el presidente se marcha airado. Si se mira la entrevista, tanto en la grabación que cuelga Trump en Twitter como en la versión oficial del 60 minutes, se hace evidente que el presidente de los Estados Unidos fuerza una situación de conflicto para rehuir la situación. Es una clara manipulación del contexto, tanto a nivel emocional como de exposición de los hechos.

Este caso sirve de ejemplo para hablar de un documental que se puede ver en Movistar+ titulado ¿Está loco Donald Trump?. Se plantea si el presidente de los Estados Unidos es apto psicológicamente para asumir el cargo. En él participan varios psicólogos y psiquiatras, formados en las universidades más prestigiosas, que explican, delante de la cámara, qué características han observado en Trump que permiten diagnosticarlo como sociópata, narcisista, paranoico, sádico y ser antisocial, cosa que explicaría su impulsividad, la hostilidad, la falta de empatía y el desarrollo de conductas antisociales. El documental incluye entrevistas a algunos de los trabajadores que, a pesar de haber formado parte del equipo de Trump, duraron pocos días a su lado, como su director de comunicación Anthony Scaramucci, que solo resistió once días en su gabinete. El documental va rellenando las explicaciones y teorías de especialistas con ejemplos de Trump que se han producido ante las cámaras, de tal manera que se acaba perfilando un diagnóstico nada saludable del presidente de los Estados Unidos. Un punto de vista atrevido y, cuando menos, entretenido porque garantiza una compilación de algunos de los momentos más lamentables de Trump.

Rudolph Giuliani, retratado

El nuevo falso documental del actor y director Sacha Baron Cohen, Borat 2, la secuela, que podéis ver en Amazon Prime Video, no es especialmente bueno. Una vez ya le conoces los trucos, la película sorprende poco. Pero el único momento estelar llega cuando consigue, junto con la actriz Maria Bakalova, tender una trampa al exalcalde de Nueva York y abogado de Trump Rudolph Giuliani. El montaje de cámaras ocultas es extraordinario para captar a la perfección una excesiva predisposición del republicano para ponerse la mano en la entrepierna cuando cree que está a solas con ella, pensándose que es una periodista ávida para tocar el poder. Si el falso documental se os hace pesado, adelantadlo hasta los veinte minutos finales.

El + vist

El + comentat