El primer ‘eurochip’ se fabricará en Barcelona

El BSC liderará el consorcio científico que debe garantizar la soberanía informática de Europa

Si el anuncio de poner en marcha el MareNostrum 5, de cara al 2021 con un presupuesto de 223 millones de euros, puede considerarse una excelente noticia, todavía lo puede ser más la intención anunciada este lunes en rueda de prensa que el Barcelona Supercomputing Center (BSC), en el marco de la misma propuesta, señale como uno de sus objetivos estratégicos generar tecnología propia en el campo de los procesadores para intentar competir en igualdad de condiciones con los grandes fabricantes que, como Intel, dominan el mercado mundial desde los Estados Unidos. Lo ha hecho público Mateo Valero, director del BSC, en el acto de presentación del MareNostrum 5 acompañado de Roberto Viola, director general de Redes de Comunicación, Contenido y Tecnologías de la CE. Viola ha argumentado la voluntad de Europa de jugar en “la liga mundial de la supercomputación” con un próximo presupuesto comunitario de más de 3.000 millones de euros.

Barcelona tendrá el superordenador más rápido de Europa

La inversión hecha en el MareNostrum 5, según Viola, es sólo el primer paso para conseguir que la UE entre a formar parte de la élite mundial, junto a los Estados Unidos, China y Japón. El superordenador catalán, conjuntamente con los que se pondrán en marcha en Bolonia (Italia) y en Kajaani (Finlandia), tiene que ser el abanderado del nuevo enfoque europeo.

A estas tres grandes instalaciones Europa añadirá cinco más durante estos próximos años, en lo que Viola ha definido como “un gran esfuerzo colaborativo”. La primera fase de esta estrategia cuenta con un presupuesto global de 840 millones de euros que son “claramente insuficientes”, ha admitido el representante europeo. La próxima fase, que depende de la aprobación del futuro presupuesto de la UE, prevé la inversión de 3.000 millones de euros para alcanzar una potencia “entre cinco y siete veces superior”.

Al acto de presentación ha asistido también Maria Àngels Chacón, ‘consellera’ de Empresa y Conocimiento. Chacón ha destacado el papel que debe jugar la nueva infraestructura como herramienta de transferencia en una “economía del conocimiento vinculada a la gestión de datos”.

El MareNostrum 5 alcanzará un rendimiento pico de 200 petaflops (2.000 billones de operaciones por segundo) y un rendimiento medio de 150 petaflops. Globalmente, estas cifras lo colocarían en el primer puesto del ranking mundial de los superordenadores si entrara en funcionamiento mañana mismo.

En 2021, cuando está previsto que entre en servicio, ya habrá perdido esta posición, pero mantendrá su liderazgo en el desarrollo de aplicaciones orientadas a la inteligencia artificial y al análisis y gestión de datos, además del desarrollo de tecnología propia en procesadores, un objetivo que pretende alcanzar en sólo cuatro años.

Més continguts de