JxCat y ERC denuncian "espionaje político" detrás de la operación Volhov y piden explicaciones a Sánchez

Los republicanos anuncian querellas contra las "falsas operaciones" policiales

La operación Volhov continúa trayendo cola, a pesar de que todos los detenidos fueran puestos el pasado viernes en libertad sin medidas cautelares. Este lunes JxCat y ERC han coincidido en decir que se trata de un caso de "espionaje político" y han pedido explicaciones al gobierno español. El detonante ha sido una noticia publicada por El Confidencial donde se explica una reunión de estrategia política entre varios miembros de ERC, entre los cuales el líder de los republicanos en Madrid Gabriel Rufián, y el ex conseller Xavier Vendrell, uno de los detenidos el pasado miércoles.

De esta reunión se desprende básicamente un debate sobre la táctica que tendría que seguir ERC para intentar marcar distancias con JxCat y ganar más margen en las encuestas. No hay temas vinculados al otoño de 2017 ni de presunta corrupción política. Así pues, el hecho de que se haya publicado ahora, pocos días después de la operación policial, hace pensar a los republicanos que el Estado "va contra el independentismo" con la intención de "ensuciarlo todo", en este caso las relaciones entre JxCat y ERC. La secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, ha considerado demostrado que se ha "grabado al adversario político para filtrar el contenido" y ha recordado que "no tiene nada que ver con los supuestos hechos investigados". "El Estado quiere desestabilizar el independentismo", ha interpretado. Además, ha anunciado que su partido presentará querellas "a nivel de Catalunya y a nivel internacional" contra las "falsas operaciones" policiales como, según su parecer, es la Volhov. No ha precisado ni contra quién irán dirigidas ni a qué instancias se presentarán, pero ha avisado: "Pasamos al ataque". 

Vilalta y también la vicepresidenta de Junts, Elsa Artadi, han pedido explicaciones sobre la cuestión al gobierno español. Artadi, en concreto, ha exigido que lo hagan el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el propio presidente español, Pedro Sánchez. Así, ha preguntado al ejecutivo si hay "espionaje" en la "disidencia política" y en la oposición del unionismo. "Es propio de estados autoritarios", ha asegurado.

Más allá de la parte relativa al Procés, la operación Volhov también hace referencia a una presunta corrupción política por tráfico de influencias del ex conseller Vendrell y del ex alto cargo de CDC David Madí. Vilalta ha explicado este lunes que no tomarán medidas internas –en su caso con Vendrell– porque tampoco se creen esta parte de la investigación: "Ponemos en entredicho todo lo que sale. Son todo invenciones".

El juez pone en el punto de mira a Vendrell y Madí por presunto tráfico de influencias

Negociación de los presupuestos

A pesar de las críticas al gobierno español, los dos partidos prevén negociar los presupuestos generales del Estado. Se desprende del hecho de que los dos partidos hayan explicado este lunes que todavía no tenían decidido si presentarían o no una enmienda a la totalidad de las cuentas. El límite para hacerlo se acaba el viernes. Vilalta ha admitido incluso que ya mantenían "conversaciones" con el gobierno español, pero que no tenían una decisión tomada. La votación de las enmiendas a la totalidad es el primer debate clave de las cuentas. Si las enmiendas prosperaran sería una grave derrota del ejecutivo español. Si no, las cuentas empezarán su recorrido parlamentario. Quien sí ha anunciado este lunes su posicionamiento ha sido el PDECat, que ya ha dicho que no presentaría ninguna enmienda a la totalidad y que quiere negociar los presupuestos.

El + vist

El + comentat