Las pistas de esquí catalanas acuerdan abrir después del puente

Interior pide "sensatez" durante el fin de semana y avisa de que condicionará la Navidad

Las pistas de esquí catalanas no abrirán, finalmente, hasta después del puente de la Purísima. Lo harán a partir del día 9 de diciembre, siempre que haya nieve, se haya superado el confinamiento municipal y no haya nuevas restricciones, según ha explicado Ricard Font, presidente de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), que es quien gestiona las pistas públicas y ha dado los detalles del preacuerdo logrado a TV3. El conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha celebrado la decisión en una entrevista a Catalunya Ràdio y ha felicitado a los responsables de las pistas de esquí por haber decidido evitar "un cierto colapso" durante los próximos días festivos. Especialmente, a partir del lunes, cuando está previsto que acabe el confinamiento de fin de semana y, por lo tanto, se podrían concentrar muchas personas.

Font ha remarcado que se quiere evitar el efecto llamada a la nieve durante los días de puente y ha concretado que se pedirá llevar mascarilla y estar en silencio en los telesillas y teleféricos. La decisión de dejar pasar el puente la han tomado tanto las estaciones de esquí públicas como las privadas.

Precisamente, las  pistas de esquí se convirtieron ayer en un nuevo campo de batalla entre los líderes europeos, que no se ponen de acuerdo sobre si tienen que estar cerradas durante las vacaciones de Navidad, como medida para contener la expansión del covid-19, o bien si tienen que poder abrir para no hundir económicamente el sector. Francia, Alemania e Italia hacen frente común a favor de mantener clausuradas las estaciones de esquí hasta enero, pero han chocado con la oposición de Austria, que tiene intención de abrirlas. 

Tensión en Europa sobre la prohibición de esquiar por Navidad

El conseller de Interior ha asegurado que en este puente nos jugamos "buena parte" de lo que pueda pasar en Navidad, y ha hecho un llamamiento a la "sensatez" a todas aquellas personas que decidan irse. También ha recordado que no se podrán mover del pueblo donde estén: "Tenemos que tener muy bien controlado el puente. Es de prever que la gente se vaya de manera más amplia que los otros fines de semana. Hacemos un llamamiento a la sensatez. Si salimos, hagámoslo con mucha concienciación". El conseller ha asegurado que los Mossos y las policías locales tendrán especial cuidado para que se cumplan las restricciones de movilidad.

Sàmper ha remarcado que para pasar de tramo se tiene que estar con la RT por debajo de 0,9 y con ingresos hospitalarios a la baja. Y que habrá que ver esto para decidir si se confirma el paso o no. La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ya avisó ayer que la desescalada se frenaría si los indicadores continuaban al alza. Horas después, sin embargo, la consellera de Salud, Alba Vergés, enfriaba esta interpretación y aseguraba que los datos actuales son los que se preveían. 

El conseller de Interior ha asegurado no estar "excesivamente" de acuerdo con los planteamientos hechos desde el gobierno español y ha añadido que viendo los últimos datos quizás hay que ser "un poco restrictivos". "En el Govern lo meditaremos y tomaremos la decisión que consideremos más oportuna", ha manifestado.

El + vist

El + comentat