La Guardia Civil cree que el independentismo quiere "evitar el control" con criptomonedas

El sumario de la operación Volhov a apunta un colaborador de Puigdemont como el "gran cerebro"

Jaume Cabaní. Es el nombre que más se repite en buena parte de la investigación pilotada por el juez Joaquín Aguirre en busca de conexiones fraudulentas en la financiación del Procés. Cabaní es una de las personas que se mencionan en las conversaciones que Víctor Terradellas grabó con David Madí y Xavier Vendrell y que supusieron la apertura de la investigación a través de la cual la Guardia Civil detuvo a 21 personas la semana pasada en Catalunya. El instituto armado dice que "es un gran estructurador" en un momento en que se habla de criptomoneda a raíz de un encuentro entre Terradellas y Carles Puigdemont en Waterloo. Según el sumario del caso, al cual ha tenido acceso el ARA, la Guardia Civil sitúa a Cabaní "como un gran cerebro" en la criptomoneda e "informático en Waterloo". Lo ve "como un elemento necesario para hacer fluir el dinero público" y lo empieza a investigar por una factura que hace a la Plataforma Pro Seleccions Catalanes, por la cual recibe 10.594 euros. Las sospechas llevan a pensar que podría estar blanqueando dinero proveniente de subvenciones públicas a través de las criptomonedas.

Macrooperación por la financiación del Procés

El cuerpo armado considera que la factura es para "transformar parte de una subvención pública recibida de forma fraudulenta por la Plataforma", porque "el trabajo informático no se hizo". Por eso asegura que se trata de un delito de malversación y de una conducta de blanqueo de capitales. Durante la investigación la Guardia Civil ha estudiado los ingresos en las cuentas corrientes de Cabaní, que tiene como dirección bancaria el domicilio de Puigdemont eb Waterloo. Cabaní también recibe ingresos en nómina de CatGlobal, que se vincula a la recaudación de fondo para el Consejo de la República y Puigdemont. El informe del cuerpo armado argumenta que Cabaní obtendría dinero público a través de entidades que reciben subvenciones y que "estaría soportando gastos relacionados con Puigdemont, obteniendo en parte el dinero de forma irregular", pero no concreta más.

Dels terrenys de Villa Bugatti a la col·laboració del Kremlin: una nova macrocausa

La Guardia Civil también recoge que Cabaní "obtiene fondos procedentes de la venta de criptomonedas", a pesar de que a continuación añade que "faltan datos de las compras y del origen de los fondos" a la espera de una orden europea de investigación (OEI) enviada a Alemania. A pesasr de la suma de supuestos en condicional, el cuerpo armado apunta a Cabaní como "gestor de los intereses" de Puigdemont. De hecho, cree que las donaciones de particulares y empresas a Puigdemont "podrían ser una forma de canalizar dinero de procedencia ilícita". En cuanto a la criptomoneda, según la Guardia Civil "la intención es provocar un cambio en el modelo económico transformando los recursos monetarios en criptomoneda para evitar las acciones de control de los poderes públicos". Lo justifica con una frase de Terradellas en que dice que "no se puede prohibir ir con Bitcoin".

Macrooperación por la financiación del Procés

Teoría para reclutar personal

El mismo informe recoge que el agosto de este año Cabaní envió un correo a la empresa Converus en que explicaba que es propietario de una compañía en Estonia, con clientes que son partidos políticos y que "plantea trabajar para el gobierno catalán". "Pretende implementar un centro de reclutamiento de personal", asegura el cuerpo armado. La empresa le responde que también son expertos en pruebas policiales y de aquí que la Guardia Civil extraiga la teoría que Cabaní la quiere contratar porque "podría utilizarla para la selección de personal de la Generalitat". "No tenemos que olvidar que el control de los Mossos d'Esquadra y las policías locales resulta fundamental para garantizar el control del territorio", añade el cuerpo armado sin aportar ningún indicio, excepto la lista que tenía Terradellas en que clasificaba los mandos de los Mossos por ideología.

La Guardia Civil también habla de la "república digital" del Govern como una estrategia para "evadir el control estatal". "Esto permitiría el voto digital de los ciudadanos catalanes con la creación de documentos de identidad digitales", piensa. Lo centra en el proyecto Identicat, "puesto en marcha por la Generalitat bajo el liderazgo de Puigdemont e implantado por Cabaní". Según el cuerpo armado, los servidores "podrían estar situados en paraísos digitales". "La implementación de la república digital estaría coordinada desde Waterloo por Cabaní con conexión directa con el departamento de Políticas Digitales", apunta. Todo ello lo vincula con Rusia, porque la Guardia Civil insiste en las conversaciones de Terradellas sobre los soldados y que la Generalitat "aceptaría el pago con criptomonedas como administración pública, adaptando la legislación como contraprestación por este supuesto apoyo ruso".

El + vist

El + comentat