ABANSD’ARA

George Eliot (1819-1880)

D’articles d’Ángel Guerra José Betancort (Lanzarote, 1874 - Madrid, 1950) a La Vanguardia

D’articles d’Ángel Guerra José Betancort (Lanzarote, 1874 - Madrid, 1950) a La Vanguardia. Són dels pocs que abans del 1936 esmenten George Eliot (Nuneaton, 1819 - Londres, 1880), pseudònim de Mary Anne Evans, nascuda avui fa 200 anys. Tot i que Carner havia traduït l’obra Silas Marner el 1918, la recepció d’aquesta escriptora britànica a Catalunya era minsa.

Restauración del ideal religioso ( La Vanguardia, 14-I-1927)

Hace algunos años el escritor alemán Karl Muth preguntábase con cierto dejo de amargura: “La literatura católica, ¿se halla al nivel de nuestra época?” Veamos. Desde hace algún tiempo se ha iniciado, y al rodar de los años se va afirmando, un poderoso renacimiento del ideal católico en las letras de casi todos los países. Escritores de universal renombre se han declarado católicos, esforzándose en contrarrestar el proselitismo militante de los heterodoxos. La literatura, con el sentido de trascendentalismo de que se ha impregnado, se ha convertido en campo abierto de combate, en que las plumas adversarias, puestas frente a frente, se libran áspera y ardiente batalla, […] La literatura religiosa, con fondo cristiano, ha vuelto a cultivarse con ahínco, sin duda como uno de los más eficaces medios de propagar la fe en las muchedumbres. “Las cigüeñas vuelven a los viejos campanarios”, que dijo un ilustre crítico francés. Basta leer el libro de Bremond -que tantos otros libros interesantes sobre los problemas religiosos ha publicado- , y que lleva por título La litterature religieuse d’avant-hier et d’aujourd’hui para conocer toda la singularísima importancia del movimiento religioso en la literatura contemporánea. Y es de advertir que en ese movimiento renovador de la literatura religiosa, la acción principal la realizan los católicos. El protestantismo, en ese resurgimiento del espíritu cristiano, no deja muy profunda huella señalada. Sólo presenta dos escritores de especial relieve y merecida nombradía. En Inglaterra nos ofrece la personalidad de Mr. Humphry Ward, cuyo libro Robert Elsmere produjera en el campo religioso una impresión análoga a la que en su tiempo produjo Adam Bede, de George Eliot. Conviene no pasar de largo sin hacer notar que ambos autores son mujeres. […]

Historia e historias ( La Vanguardia, 8-I-1932)

[…] Hay una teoría sobre la crítica que justifica y honorabiliza la indiscreción. Para explicar los hechos públicos de los personajes históricos, Sainte-Beuve husmea hasta los más mínimos o más escabrosos detalles en las vidas privadas. Taine amplía y completa esa teoría. Sólo así se explican claramente ciertos hechos históricos y una gran parte de la producción literaria. El temperamento artístico responde a un temperamento calificadamente personal. Cuando se entra de lleno en la Historia, ya se pertenece por completo a ella. Si la producción literaria, que es una propiedad particular, al cabo de determinados años cae en el dominio público, la vida de los escritores, al pasar tiempo, al entrar en la lejanía histórica, dejan de ser un reservado familiar para ser sometidas al libre ejercicio de los comentaristas. ¡Qué de cosas no han salido a relucir sobre las desventuras conyugales de Víctor Hugo! ¡Y qué de cosas no se han dicho de la unión irregular, también infortunada, de la admirable George Eliot! […]

Més continguts de