La 'sebelión' consumada

El fiscal general del Estado, a punto de disparar con el cese de Puigdemont y la independencia

El fiscal general del Estado  José Luis Maza, espera el desenlace para poner su guinda: la querella criminal contra Carles Puigdemont por los delitos de sedición y rebelión, el primero con pena de hasta 15 años de prisión y el segundo hasta 25.

Fuentes fiscales señalan que Maza ha decidido no convocar a su órgano asesor,  la Junta de Fiscales de Sala, los 27 miembros más prominentes de la carrera.

Aunque sus opiniones no son vinculantes, el fiscal general había apuntado en una reunion más restringida con fiscales de sala de lo Pena el pasado 9 de octubre que consultaría con la citada Junta.

Maza y su secretaría técnica consideran que una declaración formal de la independencia consumaría todos los actos anteriores del delito de sedición.

Aunque plantean en la querella, ya elaborada, también el delito de rebelión, en realidad buscan justificar con esta calificación el hecho de llevar a Puigdemont ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, superando el marco del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que instruye la querella por delitos de prevaricación, desobediencia y malversación

La mezcla de sedición mas rebelión, la "sebelion", tendrá que ser estudiada al presentarse por la sala de admisión que formarán cinco magistrados. Pero esta sala no entra a la calificación: admite o no admite. Luego al instruir la causa considerará los méritos de cada delito planteado en la querella. En la Sala Segunda la idea de que se trata de un delito de sedición, según fuentes consultadas por ARA, tiene aceptación, máxime con su consumación a través de una declaración más formal que hasta ahora de la independencia.

En el Supremo - una de las razones por las cuales también se mantenían reticencias- se estima que la querella contra Puigdemont atraería a los cuatro miembros del Govern que son diputados del Parlament y que  retendrán su fuero parlamentario(Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull y Dolors Bassa) pese a ser cesados como consejeros.

Maza ya adelantó que en el caso del delito de malversación, castigado con pena de prisión, la Fiscalía podía pedir prisión preventiva para Puigdemont. Por tanto, con mayor lo hará en  una querella por `sebelión' (sedición + rebelión).

Més continguts de