L'anàlisi d'Antoni Bassas: “El joc del calamar i 'caca, culo, pedo, pis'"

Tan extraño para un coreano es que la serie se llame El juego del calamar como El joc del calamar. Reírse de El joc del calamar es un poco “caca, culo, pedo, pis”. ¿Se imaginan que en un programa de radio en catalán yo me partiera de risa porque en España han traducido la serie como El juego del calamar? Pues es lo mismo

3 min

Suposo que han vist la seqüència, va passar en un programa de Ràdio Nacional d’Espanya:

Doncs bé, ahir, la presentadora, Julia Varela, va demanar disculpes als oients , acompanyada per María Escario, defensora de l'espectador i l'oient de RTVE.

I ha acabat recordant: "Vull recordar que la primera emissora pública íntegrament en català després de la dictadura és Ràdio 4, que ja suma 45 anys", i ha remarcat que “no comparteix opinions que fomentin odis o fòbies a cap idioma de l'estat espanyol”.

Vista des de Catalunya l’escena es comenta sola, però crec que estaria bé que fora de Catalunya entenguessin per què no fa gens de gràcia. 

Las bromas del otro día en Radio Nacional de España sobre las series en catalán no hacían ninguna gracia. Lo digo literalmente, o sea, técnicamente, no hacían gracia, eran chistes muy malos. ¿Qué gracia hace que el nombre en catalán de una serie estranjera sea El joc del calamar

Porqué supongo que saben que la serie es sur-coreana, y que su nombre es Ojing-eo Geim. Espero que no tengan un disgusto al saber que los coreanos no titularon la serie en español y que los actores no hablan español, sino que han sido doblados, igual que el nombre de la serie, que ha tenido que ser traducido. Tan extraño para un coreano es que la serie se llame El juego del calamar como El joc del calamar. Reírse de El joc del calamar es un poco “caca, culo, pedo, pis”. ¿Se imaginan que en un programa de radio en catalán yo me partiera de risa porque en España han traducido la serie como El juego del calamar? Pues es lo mismo. 

Disculpen si la explicación les ha parecido de P-4, pero es que la bromita del otro día demuestra hasta qué punto en España, en materia de lengua, aún estamos en el parvulario.

Los autores del gag viven con cuarenta años de retraso, por lo menos. Cuando empezó a emitir TV3 (1984) la gente se sorprendía de ver a JR o Sean Connery hablando en catalán. Normal, no les habíamos visto nunca, porque estaba prohibido. Era la novedad. Pero ya llevamos 43 años de Constitución, de autonomías. De verdad, ¿qué les enseñan sobre catalán, gallego o vasco en las escuelas españolas? ¿Les explican que millones de personas en España no hablamos a diario igual que ustedes, sino en nuestra propia lengua? ¿Y que lo hacemos por las mismas razones que ustedes, no por fastidiar? Bueno y luego se habrán dado cuenta de una ventaja nuestro favor, que es que todos somos bilingües, como pueden comprobar. ¿En materia de lenguas les llevamos alguna ventaja, no creen? 

Por eso la bromita de El Joc del calamar a mí, que ya empiezo a tener una edad, me ha retrotraído a las bromitas del franquismo. No se puede pretender ser joven y cosmopolita e ignorar justo la cultura que se tiene al lado. 

Y una última cuestión: ustedes hablan castellano como el que respira, sin darse cuenta. Nosotros hablamos catalán como el que respira, pero según qué días, por razones demográficas, políticas y judiciales o de mercado. Históricas también, a mis padres les decían “Habla en cristiano” y yo no pude estudiar en catalán. De manera que es normal que defendamos que en los órdenes de la vida más populares como las plataformas televisivas, el catalán también esté presente. 

Por cierto, en caso de traducirse al catalán, probablemente la serie no se llamaría El joc del calamar, ni El joc del calçot, sino que el juego tiene su propio nombre en nuestro idioma: Un, dos tres, pica paret

Un record per als exiliats i per als represaliats. I que tinguem un bon dia.

stats