11/08/2021

El ‘señorito’ andalús (segona part)

4 min
El ‘señorito’ andalús  (segona part).

El lema del nostre señorito andalús és “o corte o cortijo” i, per tant, tonteries les justes: després de resar els laudes es planta a la finca el primer de tots per donar exemple i, a cavall, vestit combinant tons de beix com només a Andalusia saben fer, tocat amb un cañero de palla i una vara de vímet a la mà, acompanyat del vaquer, l’euguer i el guarda, repassa el terreny, les tanques, les deveses d’arenes excepcionalment còmodes, les pinedes i les vinyes, deixa anar les eugues i els poltres als prats (ell dirà “a los verdes”) i guaita els animals que estan a punt de parir... A mig matí, tot i que ell es té per “una persona de campo”, no li quedarà més remei que traslladar-se a l’oficina per realitzar tasques administratives i contestar per correu postal i a mà a totes les peticions de les institucions a què pertany, si no les presideix directament, com ara la Cambra Agrària de Jerez o la Fira del Cavall, perquè la seva passió és, com era d’esperar, la cria d’hispanoàrabs.

Al capvespre, després de les vespres, quan baixi la temperatura i segons marqui la temporada, s’entregarà, acompanyat aquest cop de l’hereu a qui ha aconseguit inocular la passió per la vida campestre, a alguna de les seves activitats favorites: córrer llebres, llancejar senglars, practicar amb la garrotxa, el acoso y derribo o els tirs de cavalls.

-Mamà, què tal?

-Desfallecida, me tiene Mafalda, completamente agotada, qué exajerados són todos aquí, en Andalucía te enseñan todo el tiempo todo lo que tienen, no paran, siempre se me olvida lo bestias que son, si lo llego a saber me presento dos minutos antes de que empiece la boda y santas pascuas. Tu padre y Teddy derrotados también, no te vayas a creer, lo que pasa es que les ha dado por hacerse el hombre y estan tirando para adelante como buenamente pueden pero sacando el hígado por la boca, ahora estan con Curro en una capea...

-No serà tant...

-¡Será más! Ayer me tuvieron todo el día, a cuarenta grados, jugando a croquet, que no doy una y tu tía Casilda tampoco, que conste, ¡tanto handicap, tanto handicap!, ya le dije, “Cas, no te líes, el golf para el croquet no te sirve para nada”. Nos estamos poniendo como bolas, que esa es otra, porque el croquet no es nada cardiovascular y aquí no paramos de comer: ayer de recena hasta las tantas en la casa del Rocío y hoy pinta que la cosa va ir por el mismo camino y para después de la boda ya están todos que si nos vamos al Puerto que si a Punta, un desmán...

-Bueno, ya sabes que ir a una boda con resaca es lo normal....

-¡Pero es que vamos a llegar en coma! I rodolant! Por cierto tu padre se ha encaprichado de dos cachorros de bodeguero y creo que se los va a llevar para allá, o sea que iros preparando. Yo le he dicho que són perros silvestres pero, claro, a él le da absolutamente igual lo que yo le diga y mira, pensándolo bien, hace estupendamente, porque a estas alturas lo que él piense a mi también me importa un pito o sea que estamos ‘à la page’.

-¿Y Consuelo?

-Bueno, tan divertidísima como siempre, nos hemos reído una barbridad recordando los viajes al Rocío con el barco del Up & Down, qué aguante teníamos y qué remonas estábamos. De aquella época sólo hemos conservado la mala leche. Ha mandao a Tano a Barcelona porque empieza lo del MBA. Ya le dicho que en cuanto ponga un pie en el Prat nos llame y le montamos planes. Y Peque sigue en Cunef, o sea que todo sigue su curso, gracias a Dios.

-¿Al final te vas a poner el tocado?

-¿El que me compré de paso por Madrid? ¿El de Conchita? Creo que sí porque aquí la que no va con mantilla va con pamelón. Van superequipadas... Claro, esto en Santa Maria del Mar sería inaudito, pero aquí como se atreven con todo, pues te adaptas y listas. Además me ha dicho Mafalda que van a poner una peinadora porque, con el calor, se permite a las señoras que nos saquemos el sombrero una vez en casa y antes del almuerzo, pero bueno, fíate, porque ha confirmado la Infanta y como se haga la fina y le dé por no descubirse, aquí, con lo pelotas que son, no se descubre ni Dios.

-Total, que lo estáis pasando de película de cine...

-Pues eso digo yo, que ni tan mal.

El dia de la boda de la seva filla, que lluirà la tiara de platí i diamants i el vel d’encaix de la família, el señorito andalús, vestit amb l’uniforme de Maestrante de Ronda, bicorni de pèl de seda negra amb desmai de plomes inclòs, acompanyarà la núvia fins a l’església de San Miguel travessant tot Jerez amb un landeau tirat per quatre cavalls platejats que, a causa de les boletes que es col·loquen entre l’entapissat del domàs dels seients perquè es conservin a les cotxeres de la finca, avui en desús, desprèn una subtil olor de naftalina.