ABANS D’ARA
Opinió 15/10/2021

La crisi energètica del 73 segons Duran i Farell

Peces històriques triades per Josep Maria Casasús

PERE DURAN I FARELL 1974
2 min
La crisi energètica del 73 segons Duran i Farell

D’unes declaracions de Pere Duran i Farell (Caldes de Montbui, 1921 - Barcelona, 1999) a Dossier-Mundo (II-1974). Enguany és el centenari d’aquest enginyer i empresari clarivident, profètic. Deia durant la crisi del 1973 que 45 anys després tornaríem a patir pel gas. L’any 1962 havia modernitzat la indústria i el país portant a Catalunya el gas natural algerià.

[...]

Se tiene actualizada la cuantificación de reservas de energía primaria que podríamos llamar clásica, o sea, hidroelectricidad, carbón, petróleo, gas natural y, en cierto modo, energía nuclear. Las reservas de petróleo eran en 1973 de unos 87.000 millones de toneladas, casi igual que en 1970. Las de gas natural eran de unos 60 billones de m3, casi un 50% más que tres años antes, a causa de los grandes yacimientos descubiertos en Siberia y en el Mar del Norte, entre otros. Suponiendo un crecimiento proporcional de reservas y de consumos hay petróleo para unos 35 años y gas natural por unos 45, más o menos. Es también limitada la energía del carbón, gasificada o no, la hidroelectricidad y cabe decir lo mismo de la energía nuclear, sobre todo mientras no se confirme la viabilidad de las técnicas de fusión del átomo. Lo fundamental es darse cuenta de la limitación de los recursos energéticos citados y de su creciente coste y de que, en consecuencia, es preciso evitar su consumo innecesario. Pero no hay que ser fatalista pensando en que un día la energía se acabe. El hombre de hoy está hecho a la medida de los problemas que se le plantean y sabrá, tecnológicamente, resolverlos. Me preocupa mucho más comprobar que estamos viviendo en una sociedad con enorme riqueza de medios y a la vez con enorme pobreza de calidad de fines. […] La actual crisis no es sólo energética. Lo fue inicialmente, se convirtió luego, rápidamente, en crisis económica y estamos viviendo ahora el comienzo de una revolución fundamental, sociológica, a escala mundial. Por tanto, siendo muy importante la racionalización del consumo de energía, constituye sólo una faceta dentro de una problemática mucho más amplia, cuya característica básica es la toma de consciencia fuertemente operativa del Tercer Mundo. En el aspecto estrictamente de recursos energéticos y de materias primas, téngase en cuenta que este último posee más del 80 por ciento de aquellos recursos y materias naturales disponibles. La ONU, el FMI, el BIRD, el GATT, la FAO, etc., no han sabido suavizar, por razones muy complejas, las distancias entre desarrollo y subdesarrollo, entre países ricos y países pobres. Y, aunque creo que siguen siendo válidos la mayoría de principios en los que se basan, es fundamental revisar la actitud y la ética con que se administran. Es ahí donde pienso que no existe suficiente toma de consciencia ciudadana. Como en todo comienzo de revolución básica, las previsiones y los programas no son fáciles, y además no se cumplen porque cambian constantemente los elementos del problema. Por ello es fundamental la actitud ciudadana y, en definitiva, la toma de consciencia de que en un mundo que crecerá, desde ahora, con mayor escasez de recursos naturales, habremos de aportar mayor riqueza de actitud política, la Administración y los administrados, para aprender a vivir mejor sin el objetivo, hoy en crisis, de la búsqueda obsesiva de la abundancia ilimitada.

stats