ABANSD’ARA

El mensaje de los catalanes al rey Jorge

De Pi i Margall (Barcelona, 1824 - Madrid, 1901) a El Nuevo Régimen (20-III-1899). Avui fa 120 anys d’aquest article sobre la carta oberta redactada per Prat de la Riba, signada per moltes entitats i dirigida a Jordi I de Grècia a propòsit de l’annexió de Creta. En lliurar-la al cònsol grec a Barcelona es va cantar Els segadors i la policia va requisar banderes catalanes.

Con el título de Mensaje de los catalanes a S.M. Jorge I, rey de los helenos, se ha publicado estos días en Barcelona, elegantemente impreso, y escrito en tres lenguas, un documento firmado por numerosas corporaciones. Tal vez por esta circunstancia, y, a no dudarlo, por conceptos en él vertidos, lo mandó al punto recoger el Gobierno, llevando su enojo al extremo de suspender periódicos regionalistas que llevan años de existencia. No sabemos ya a qué viene a quedar entre nosotros reducida la libertad del pensamiento. Si a unos por anarquistas y a otros por regionalistas se les ha de poder vedar el uso de la palabra, se lo podrá vedar cualquier día a los federales por federales, a los republicanos por republicanos y a los carlistas por carlistas, consintiéndolo exclusivamente a los partidarios de las vigentes instituciones. Se dirá que se hace esto en Barcelona por habérsela puesto en estado de sitio; mas es inicuo que se lo vuelva contra regionalistas que no echan bombas ni se proponen alzarse en armas, siendo así que se lo declaró sólo por un crimen de los anarquistas. Pica ya en historia ese estado de sitio de Barcelona. No parece sino que hayamos vuelto a los años posteriores a la caída de Espartero, años en que aquella ciudad estuvo casi constantemente privada de sus derechos políticos. Recobró entonces su libertad por generales como Concha y Dulce, que no la temieron, y la rigieron sin disturbios; hoy, por lo que vemos, no puede esperarla ni de su gobernador militar ni de su gobernador civil, ambos a cual más asustadizos. Hoy la conducta del gobernador civil, no ha podido ser más arbitraria. No porque Cataluña pertenezca a España deja de ser una región que fue un tiempo Estado independiente, dejó como tal escritas en la historia brillantes páginas, y hoy conserva aun su idioma, sus costumbres y sus leyes. Que hable todavía y se lamente de su perdida nacionalidad, no significa que aspire a recobrarla, y sí tan sólo a que se la deje vivir autónoma en todo lo que al interés nacional no se refiera. Lo han declarado repetidas veces los mismos regionalistas, y hoy, como se ve, por su mismo mensaje, no aspiran sino a que no sea la nación cárcel de los pueblos que la forman. […] Que hablen en nombre de la patria catalana, ¿es acaso un crimen? […] No es España sino Cataluña la que se dirige al rey Jorge; justo y racional es que se hable en nombre de la patria catalana. Separatistas no los hay en Cataluña ni en parte alguna de España. […] Lo que sí hay en las provincias todas es la racional tendencia a salir de la tiranía del Estado, a vivir con libertad absoluta en todo lo que a su vida particular se refiera, a regirse por autoridades propias y no por gente extraña. […] Viven hoy los monárquicos ajenos al espíritu del siglo. De aquí sus errores, lo mismo en la Península que en las colonias.

Més continguts de