03/11/2020

Mas Ros, popular compositor de sardanas (1985)

2 min
Mas Ros, popular compositor de sardanas (1985)

Acaba de llegarnos la noticia de la muerte -ayer, en su Caldes natal- de Francesc Mas i Ros, uno de los compositores de sardanas más populares de los últimos tiempos. Estábamos tan acostumbrados a su presencia en las más diversas manifestaciones de nuestra danza tradicional y sus composiciones son tan habituales en los programas de las audiciones que se celebran en los más alejados pueblos de la geografía de Catalunya, que su desaparición nos causa dolor y sorpresa. El maestro Mas i Ros, como se le conocía, había nacido el 1901 en la bella población selvatana de Caldes de Malavella y allí, siendo muy joven, había aprendido las primeras lecciones de solfeo y piano en el colegio de monjas de Sant Joan de Cluny. Desde los diez años, en que tuvo sus primeros contactos con la música, no dejó de cultivarla y estudiarla, hasta el punto de mantener contactos musicales como intérprete de l’Orquestra els Jadris. Pero fue el año 1924 cuando compuso su primera sardana, L’aplec de Sant Maurici. Desde entonces mantuvo un silencio de años, quizás por un planteamiento profundo de lo que él consideraba que debía ser la música de la sardana, en la que se sentía más identificado; posiblemente también por los avatares de la Guerra Civil. Lo cierto es que hasta 1944 no reemprende su gran producción, que ha llegado a sobrepasar la cifra de las cien composiciones. Primero es Pastora enamorada, a la que siguen Cançó de la Marta, En Jaumet i la Maria, Petits dansaires y muchas otras, como Nois alegres, Catalunya canta, Mar de Palamós, Petita ofrena, y, sobre todo, una de las más populares: Tossa bonica. Siguiendo la línea populista iniciada por Pep Ventura y seguida por Bou i Xaxu, la música de Mas i Ros, sin dejar de ser exigente en su estructura y composición, penetraba en el ánimo del oyente y del danzante con aires de agilidad juvenil. Los juegos musicales combinados de la tenora i el tible dan a sus composiciones un gran atractivo festivo. Por ello también el maestro Mas i Ros ha sido quizás el compositor de sardanas más homenajeado. Se cuenta que en los últimos años ha recibido más de ciento cincuenta homenajes, fruto de la popularidad que su música había conseguido. Su producción discográfica también es abundante. Queremos recordar aquí tan sólo el disco publicado con ocasión de su 75° aniversario, que comprende, entre otras, composiciones ya citadas como Parella feliç, además de Amics de Caçà, Pubilla de Farners y Platges de l’Escala. No podremos ya contemplar la presencia de Mas i Ros en las audiciones de nuestros pueblos, pero su música seguirá -como la de un clásico- en los programas de las fiestas, y generaciones de buenos sardanistas la danzarán en plazas, calles y aplecs.

stats