11/11/2019

Entrevista a Dolores Ibárruri, ‘Pasionaria’

2 min

Peces Històriques Triades Per Josep Maria CasasúsDolores Ibárruri, Pasionaria, sigue siendo simplemente Dolores para las gentes del partido comunista y, en general, los simpatizantes de la izquierda. A los ochenta y siete años mantiene genio, estampa, cabeza, figura y un gran sentido del humor. “¿Retirarme? Yo trabajo, ja, ja, y trabajaré hasta que me muera”. Cada mañana se levanta temprano. “Toda mi vida he madrugado. En los pueblos mineros, cuando yo era joven, se entraba a trabajar a las seis de la mañana, así que figúrate. Mi madre nos levantaba a las cinco de la mañana y a las nueve dormíamos. Ya ves que estoy acostumbrada a madrugar”, dice con una sonrisa que no perderá a lo largo de nuestra conversación. Des- pués llega a Santísima Trinidad, la sede del comité central del partido comunista, y se instala en un despacho forrado de madera y lleno de sol. Desde allí sigue la marcha del partido, se interesa por todo y habla con los compañeros. El día que estuve con ella, en Madrid, tenía con Santiago Carrillo una interminable conversación.

Entrevista a Dolores Ibárruri, ‘Pasionaria’

Va de negro, de acuerdo con su costumbre; el pelo blanquísimo recogido en un moñete diminuto; su piel es clara, transparente, plagada de manchitas leves en la frente. En las orejas los pendientes de siempre: un círculo negro con una pequeña perla. “Los llevo desde hace años. Los compré en Moscú. Quizá tengo una leve nostalgia de aquello, pero aquí estoy bien, contenta. No me duele nada. Si empiezas, ay, me duele este hombro, ay, esta rodilla, te acabas. Para tener este espíritu hay que trabajar, como he hecho toda mi vida. La mina estaba a media hora de camino de mi casa a pie, o sea que comprenderás que sé lo que es el trabajo”. - Pero la gente de tu edad ya no trabaja. -Yo me siento con fuerzas para vivir, para trabajar. Ayudo en lo que puedo y voy a donde es necesario, de eso puedes estar segura. […] - ¿No crees que has sido un personaje importante, significado en la historia de este país? -Pues no. Yo no le doy importancia a eso. Yo no soy un personaje, sino una trabajadora. En mi conciencia hay esa rebeldía de los mineros de Vizcaya que hacía temblar a la burguesía vasca; en mí hay esa rebeldía, nada más. - Una rebeldía que puede encerrar una frase: no pasarán. -Ja, ja, correspondía al momento que vivimos. La reacción quería acabar con la democracia de nuestro país, y lógicamente había que luchar. Decía no pasarán porque lucharemos para que no pasen, simplemente. - ¿Y cómo ves esta España de hoy? -Como se desarrolla en los países capitalistas. Nosotros estamos luchando para que se desarrolle la democracia y lógicamente ir más allá de la democracia, pero, sobre todo, para la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores y por el triunfo del socialismo. - ¿Crees que eso es lo que hacen los socialistas? -Lo que hay que hacer es luchar para que los so- cialistas sean capaces de dirigir un país realmente socialista. […]

stats